Scummy man

La realidad de las calles de Sheffield. Por Arantxa Acosta

Arctic Monkeys pasaron por nuestro país a finales de Enero, motivo suficiente no sólo para hablar de su gran trayectoria, que lo es, sino para recordar el corto originado a partir de una de las canciones insignia de su primer álbum, When the sun Goes Down (Whatever People say I am, That’s what I’m not, 2006).

Comprometidos desde el inicio de su (corta pero intensa) trayectoria con su entorno inmediato, gran parte de las composiciones de Arctic Monkeys son un reflejo de la actualidad inglesa, centrándose básicamente en su realidad social. Comparados frecuentemente con Morrissey, son el estandarte del panorama actual del indie rock (junto a los escoceses Franz Ferdinand).

Sin más promoción que la de sus fans (fue el primer grupo dado a conocer masivamente a través de los fans por MySpace, y uno de los pocos que regalaban sus maquetas en los conciertos), sus dos primeros sencillos llegaron al número uno en UK. El segundo es When the sun Goes Down, una canción llena de rabia, que describe la situación de una adolescente que no tiene más remedio que prostituirse para seguir con vida, y que está atada a  un hombre, a caballo entre ser su chulo y su novio, al que cualquiera que le conoce sabe que es un indeseable.

Scummy man, el corto de Paul Fraser

Paul Fraser consiguió el premio al mejor DVD Musical (NME Awards) en 2007 con este corto inspirado en la canción de Arctic Monkeys, su primera incursión como director. Aunque no sea un nombre globalmente conocido, Fraser había destacado ya con anterioridad como guionista de las películas de su amigo Shane Meadows (conocido sobre  todo por This is England, 2006), tales como Érase una vez en los Midlands (2002), o 24 7 (1997).

Scummy Man

El título del corto se refiere a cómo se denomina en la canción al hombre que se aprovecha de la chica que conocemos a través de un observador, el cantante. Scummy es, literalmente asqueroso.

El corto Scummy Man, de escasos 15 minutos de duración, se rodó en 16 mm, con mucho grano, dando una apariencia de documental, así como la cámara en mano, técnica presente en la mayor parte del metraje.

Los primeros y medios planos abundan para acercarnos más a los personajes, darnos cuenta de la soledad que sienten, siendo conscientes de que es la vida, y las malas decisiones, las que les han hecho llegar a donde están. La iluminación es escasa en las escenas interiores, y en los planos exteriores siempre es tarde/noche, haciendo que la situación que estamos siguiendo sea incluso más triste y patética.

Para interpretar a George, “scummy man”, Paul Fraser escogió a Stephen Graham (conocido por Snacth – guy Ritchie, 2000, This is England o más recientemente por su papel de Al Capone en la serie Boardwalk Empire) , que impregna sus minutos de metraje con la interpretación de un hombre que realmente repele, tanto por su aspecto como por sus actos (intentar aprovecharse sexualmente de un chico, al que después por cierto le ofrece ser su manager; arrastrar del pelo a Nina, nuestra protagonista para que le acompañe al motel en el que se aloja, y todo un sin fin de atrocidades… en un suburbio en el que no se consideran como tal). Nina es interpretada por Lauren Socha (conocida ahora por la serie Misfits), que nos muestra la parte más desagradable de la prostitución: se trata de una chica corriente, vestida con un chandal, que espera siempre en la misma calle a que aparezca algún hombre que requiera sus servicios. Y si no lo dice abiertamente, no parece que se esté prostituyendo, parece una chica que recorre las calles porque no sabe qué otra cosa hacer.

 Scummy Man 2

El guión del corto, también de Fraser, nos muestra cómo, por mucho que lo queramos, nadie se libra de ser indeseable. Conocemos al mago que conoce a Nina y que intenta darle un trabajo de ayudante. ¿El príncipe azul? Pues la verdad es que no. Lo vemos cuando intenta aprovecharse de ella mientras duerme. La única nota de esperanza nos la da el taxista que la recoge un día junto a George, y que se apiada de ella, invitándola a tomar un té.

Nina acaba siendo apaleada por el mago, repudiada por George y arrojada, de nuevo, a las calles de Sheffield.

Pero siempre hay esperanza, aunque sólo podamos verla con el siguiente corto del DVD: Just Another day. El él seguimos las mismas situaciones que en anterior, pero desde el punto de vista principalmente de Nina y del taxista, viendo cómo, al final, éste y su mujer la recogen del suelo, tras la paliza, y se la llevan a casas. De hecho, les recuerda a su hija, que falleció poco tiempo atrás. Así que sí, sí que hay personas buenas. Menos mal.

Las imágenes del corto, como no podía ser menos, sirvieron para montar el videoclip de la canción. De hecho, podemos ver a uno de los componentes interpretando el papel de joven al que Nina ofrece sus servicios “Voy a ensayar con mi grupo, llego tarde”, le contesta para librarse de ella. Por cierto, y a modo anecdótico, también podemos ver a Stephen Graham en otro de los videoclips de Arctic Monkeys, Fluorescent Adolescent, éxito de su siguiente álbum.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>