Cómo cambiar el mundo

El documental del mes: Febrero 2016 Por Ignasi Ferrer

Uno de los elementos más importantes a la hora de narrar una historia es el punto de vista. En la vida real, por otro lado, esto supone un problema. Cuando nos enfrentamos a la verdad, nuestro punto de vista intoxica la realidad. Sabemos qué ha sucedido, pero nuestros condicionantes la han modificado. Y más se modifica si se le añade los factores de tiempo y distancia. En Cómo cambiar el mundo, el relato de cómo nació Greenpeace se construye a partir de tres fuentes: las grabaciones de sus actuaciones y piezas de noticiarios, las memorias del difunto Bob Hunter y entrevistas en tiempo presente con algunos de los miembros fundadores.

Esta narración a tres tiempos es interesante porque se aprecia como una realidad es percibida de diferentes maneras a pesar de que todos los actores estuvieron presentes en ellas. La memoria y los sentidos son instrumentos falibles que modifican un relato y así se aprecia en algunos momentos en los que las memorias de Bob Hunter o las entrevistas no coinciden estrictamente con lo que muestran las imágenes. Además, este método permite analizar la resistencia de los ideales y las historias al paso del tiempo y del crecimiento personal. Así, vemos como un miembro de Greenpeace se ha convertido casi en un enemigo de la causa u otro sigue siendo el mismo revolucionario que cuando entró.

Cómo cambiar el mundo 1

El relato se remonta hasta 1971 cuando un grupo de ecofriquis – como ellos mismo se denominaron – liderados por el periodista canadiense Bob Hunter, zarparon en un barco dirección a la península de Amchitka, en Alaska, para detener la prueba nuclear que el gobierno de Estados Unidos iba a realizar. Fue la primera actuación del grupo que a partir de entonces se conocería como Greenpeace. A partir de aquí, llegaron sus campañas en defensa de las ballenas, las focas y el medio ambiente en general, ocupando así un nicho de mercado que estaba vacío.

Bob Hunter fue un visionario que entendió la necesidad de una historia y el poder de las imágenes para llamar la atención de la gente alrededor del mundo. Antes de la existencia de Internet para su uso doméstico y las redes sociales, antes incluso de la invención del fax, Bob Hunter creó el concepto de bomba mental, el equivalente primitivo de la viralidad. Como sucede hoy en día con las redes sociales, ellos eran los productores del material. Armados con cámaras de vídeo y fotográficas, registraban las imágenes que necesitaban para ilustrar sus batallas ecológicas. Sin embargo, aún les faltaba una cosa: el medio de comunicación. Estaban obligados a confiar en terceros que difundieran su material a través de prensa, radio y televisión.

Aún así, su propuesta era tan moderna que supieron encontrar su espacio. Los fundadores de Greenpeace vivían entre dos épocas. Eran hijos de Woodstock, de la Guerra Fría y del desengaño de la Guerra de Vietnam. No es de extrañar entonces que sus protestas sean pacíficas. Pero su comprensión de los medios de comunicación demuestran que vivían avanzados a su tiempo, entendieron el valor de las imágenes y las pusieron a su servicio.

La importancia de su mensaje es tan reveladora que, a pesar de que Cómo cambiar el mundo se aleja del lenguaje propagandístico, las imágenes originales de la década de los 70 siguen funcionando y provocando un gran impacto.

Lo que por otro lado indica que en 40 años todavía no hemos cambiado.

Otro de los interrogantes que se plantea en el documental es si las injusticias pueden ser alimento para el ego. Bob Hunter entiende Greenpeace como un proyecto personal y sus decisiones marcan el camino del grupo. Lo que además será el foco de tensiones entre los miembros y acabará con el abandono de alguno de ellos. La ecología y las buenas intenciones no están reñidas con los egos personales. Aunque no lo pretenda, Bob se muestra como un líder natural que impregna con su personalidad al resto del grupo. Al final, sin embargo, su desmesurado ego y las grandes dimensiones que ha tomado la organización le obligan a actuar. Es descorazonador ver como la naturaleza humana se impone hasta en las causas más altruistas.

cómo cambiar el mundo 2

Con la clásica fórmula de mezclar entrevistas con imágenes de archivo, Cómo cambiar el mundo es una cronología del cómo, cuándo y por qué nació Greenpeace y las claves de su éxito. Una dinámica historia de cómo unos locos medioambientalistas fueron la mayor inspiración para la ecología mundial. Una demostración que el riesgo a veces lleva al éxito y que uno puede convertir su lucha en su modo de vivir. Todo el mundo conoce Greenpeace, pero gracias a este documental se puede entender qué es lo que le ha hecho especial.

 

TRAILER:

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>