Mercedes Sosa, la voz de Latinoamérica

El documental del mes: Febrero 2015 Por Arantxa Acosta

"Si no se abren las puertas, el pueblo las sale abrir"Extracto de 'Canción para mi América', Mercedes Sosa

No hace mucho, una amiga me comentaba (a decir verdad argumentando su postura de forma muy coherente) su particular relación de amor/odio con la música. Y es que al contrario que otros artes como la pintura, escultura, cine o teatro, la música es el único que no puedes controlar cuándo quieres disfrutarlo. Te asalta mientras paseas por la calle, en un centro comercial, comiendo en un restaurante. La música puede enamorarte pero también generarte un odio profundo porque, aunque a veces no la escoges, para bien o para mal, siempre deja huella.

Lo que para unos es un molesto ruido, para otros es el verdadero arte de las musas.

El visionado del documental Mercedes Sosa, la voz de Latinoamérica me hizo recordar esta conversación. Porque para muchos y durante mucho tiempo, sus composiciones fueron precisamente eso: un molesto ruido.

Pero, con el paso de los años, nadie puede negar ya que cambió el panorama musical, y sobre todo político, de la época.

Fabián, hijo de la cantora, es el maestro de ceremonias que nos acompaña a lo largo del documental: igual que acompañó a su madre, está presente como entrevistador de familiares, amigos y famosos cantautores, pero se sitúa sin embargo siempre en segundo plano para dar prioridad siempre a las historias que éstos explican. Quizá para volver a disfrutar de ese sentimiento de orgullo que le embargaba al seguir a una madre que siempre le tuvo en su pensamiento, algo que se extrae continuamente del film a través de fotografías, escritos pero sobre todo palabras de la propia Mercedes Sosa.

Mercedes Sosa 2

Porque el documental combina adecuadamente material de la época, fotografías, artículos de periódicos y grabaciones de entrevistas a la cantautora, entremezclado con los testimonios actuales de personalidades de la música del momento (destacando el de un David Byrne completamente entregado a “la negra”) que recuerdan lo que significó la música y letras de Sosa. “Un cantautor está ligado a la tierra, Mercedes estaba ligada al mundo”, dice uno de sus amigos. Y es que alguno de ellos incluso la cataloga de “icono de la democracia”, diciendo que “la gente empezó a creerlo cuando ella pudo venir - a cantar - a Argentina en el 82”, rompiendo así un exilio que hizo mella en su depresión.

El documental deja un sabor agridulce, clave, por otra parte, de su éxito. Dulce porque nos permite conocer no únicamente cómo se forjó el mito de Mercedes Sosa desde que en su infancia se dio cuenta de la injusticia que envolvía a su pueblo (la lucha contra la pobreza, los caciques y la llamada al levantamiento son mensajes clave de sus canciones), sino también por destacar emocionantes actuaciones que permiten redescubrir su atípica voz. Agrio, porque además de conocer cómo fue paso a paso el ascenso al Olimpo musical, al reconocimiento mundial y a la acogida uniforme de las masas, descubrimos a una persona espiritual que se sentía muy sola. Alejada durante años de su Argentina natal, abandonada por su primer marido, algo que nunca pudo perdonarle, ni perdonarse, y luego involuntariamente abandonada también por el segundo tras su repentina muerte, y por su madre de forma natural, se extrae que Mercedes acabó aislándose a nivel personal para no sentir más dolor y, sin embargo, nunca llegó a mostrarlo abiertamente más allá de sus círculo intimo.

Mercedes Sosa, la voz de Latinoamérica avanza casi cronológicamente, recordando cómo fue descubierta en un concurso radiofónico, sus inicios como Gladys Osorio que dieron paso a Mercedes Sosa, al Nuevo Cancionero y al rotundo éxito que fue el acercar la música reivindicativa a un pueblo que no estaba acostumbrado a escuchar verdades como puños, y que vivió junto a su ídolo las consecuencias que su valentía producía en las esferas militares del gobierno del momento. Una música que, todo sea dicho, sigue siendo, lamentablemente, de una actualidad pasmosa. No nos vendría nada mal escucharla ahora, atendiendo a sus letras, dejando que el arte entre en nuestra vida, esta vez, de forma consciente.

 

TRAILER:

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>