Zoran y los tigres del gol

El documental del mes, Julio 2014 Por Arantxa Acosta

"- We will win?
- We should. We are very strong, but... players can get injured. The referee can make mistakes."Evasión o victoria (Victory, John Huston, 1981)

“Todo país necesita una selección de fútbol”. Y cualquier país necesita un equipo de dirigentes que nos representen.

Veremos que la constitución de un nuevo país puede asemejarse a la de su equipo de fútbol.

Primero, se necesita un buen entrenador. Un líder que guíe a las masas. Que sea respetado por todos. Pero el abanderado necesita recursos para construir su país. Las promesas no bastan y, por mucho que le ponga empeño, sin un coche que le permita trasladarse para encontrar a los mejores jugadores, no será capaz de alzar la nueva Sudán del Sur. Honestidad, unas leyes claras y una política rigurosa son las bazas para superar al rival y demostrar que los tigres son los mejores. Así, tras meses de entreno, el país tiene un referente, un motivo por el que seguir luchando. Pero sin dinero, sin horas de entreno ni jugadores válidos e intentando sobrevivir sin recursos, ¿cómo va a salir un país adelante? Un país que confía en políticos corruptos o, peor, perezosos y acomodados en sus nuevos cargos en el ministerio de deporte y cultura.

Pues cambiando al que otrora fue proclamado salvador. Y así, vuelve la rueda a moverse. Como si no hubiese pasado nada, como si nadie tuviese la culpa de nada. 

Benstead narra en Zoran y los tigres del gol, escudado tras un falso guión principal, la formación y declive de un nuevo país que no es capaz de evaluar correctamente el equilibrio entre sus necesidades y el poder conseguido.

Porque los tintes de comedia que incluye en su documental a la hora de mostrar a un entrenador tan entregado al equipo que debe formar como hastiado de sus superiores gubernamentales, no son más de un velo a la presentación de los verdaderos protagonistas de la historia, a saber: el presidente de la federación, el ministro de cultura… Se trata, simplemente, de una mordaz denuncia hacia el sistema político del país. Hacia la falta de transparencia, de ilusión. Y todo ello envuelto en un interesante papel de regalo llamado “objetividad”, ya que, al fin y al cabo, el director se refugia en mostrar lo que hace y lo que le hacen a Zoran, el entrenador contratado para crear el equipo de la selección de Sudán del Sur.

zoran y los tigres del gol 2

Sudán del Sur se independizó en 2011. Enseguida se pensó que era necesario el equipo de fútbol. Se creó la federación, con toda la infraestructura que eso conlleva, y se contrató al mejor entrenador: Zoran. Con experiencia y entusiasmo infinito, sería capaz de cualquier cosa por sus jugadores. 

Zoran tiene la personalidad que cualquier pueblo busca en su presidente. Un recto y justo luchador, que tiene claro debe mostrarse firme con su pueblo, pero que debe luchar por él. Zoran incluso comprará un corderito a su equipo a modo de mascota. Su explicación es simple: para ganar, para salir adelante, hay que mantener la inocencia. ¿Pero el pueblo, los jugadores, qué piensan? Que en caso de pasar hambre se lo podrán comer… Una clara evidencia que el director no deja escapar para mostrar las diferencias ideológicas que pueden acabar existiendo entre la cúpula gobernante y el pueblo que, día a día, debe luchar por sobrevivir. La motivación, en muchos casos, debe saber calibrarse.

Pero un pueblo comprendido es agradecido. Hassan, uno de los jugadores que seguiremos (conoceremos su entorno, el por qué quiere jugar a fútbol, su desarrollo dentro y fuera del equipo), nos hablará de la evolución de un país en el que poco antes no había ni electricidad en las casas más pudientes, de su ilusión por contribuir a pasar a la Historia jugando los partidos. De la importancia de saberse de memoria el nuevo himno, ahora ya en inglés y no árabe, tal y como comenta, sonriente y orgulloso.

Y los problemas, como en cualquier territorio, no tardarán en llegar. Se desvelarán los interesen de los que rodean al equipo de ilusionados futbolistas, las trabas que les pondrán gente de su propio país, de su propio deporte, para que no puedan cumplir el objetivo de ir a jugar… Intereses que, lamentablemente, conocemos también en demasía en nuestro propio país. 

Así, el documental combina escenas tan hilarantes como ver a Zoran debiendo trasladarse en autobús en busca de talento (la verdad es que las situaciones por las que tiene que pasar el hombre pecan, sin serlo, de increíbles), con otras tan tristes como la presentación de los sueños rotos de sus jugadores, pasando por la rabia de darse cuenta de que los intereses políticos no tienen nada que ver con los del pueblo (simplemente al escuchar hablar al presidente de la federación) o cómo los que supuestamente deben preocuparse por el desarrollo de su gente se ceban contra la figura de Zoran, simplemente para salvar su cómoda y acomodada silla, mirando directamente a cámara sin ningún tipo de escrúpulo o remordimiento y mintiendo incluso sobre la salud mental del entrenador. Pero el director es listo, y no dejará entrever que le parece obvio es mentira: simplemente, incluirá una escena del que ya empieza a ser viejo hablando con el animal que se ha convertido en su mejor amigo. 

Zoran y los tigres del gol constata que, tanto en el fútbol como en política, gana el que mejor sabe entretener.  

¿Es loable que demos por supuesto que este paralelismo es factible? Personalmente el pensar que tenemos más devoción por el fútbol que por la política me parece, lo menos, irresponsable. Pero sí es verdad que esta forma de mostrar la corta vida de la selección, y del país recién constituido que es Sudán del Sur durante sus dos primeros años de vida, puede servir a muchos espectadores que nunca se hubiesen decantado por el visionado de un documental político a hacer una conexión mental que les ayude a comprender las incongruencias de nuestra sociedad, pertenezcamos a países desarrollados o subdesarrollados. Porque Zoran representa al presidente honesto, que quiere luchar por su país… y al que no le dejan porque siempre, e inevitablemente, alguien querrá vivir mejor.

TRAILER:

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>