Dando la nota – Aún más alto (Dando la nota 2)

Las chicas del coro Por Carlota Ezquiaga

Dando la nota (Pitch Perfect, Jason Moore, 2012) fue un éxito sorpresa en Estados Unidos, y Dando la nota – Aún más alto vuelve a serlo: ha superado en su primer fin de semana la recaudación que la primera parte tuvo en todo su recorrido. Ganó también en la lucha de estrenos contra Mad Max: Furia en la carretera (Mad Max: Fury Road, George Miller, 2015), superando los 44 millones de dólares de la saga de acción con 70 millones de recaudación.

En Dando la nota – Aún más alto, las Barden Bellas, con Beca (Anna Kendrick) como líder, están en su último año de universidad, pero debido a un desafortunado incidente en una actuación frente al presidente Obama (relacionado con enseñar involuntariamente partes íntimas en un escenario), ya no pueden actuar en la competición nacional de canto a capella. Así que, como “castigo“, las mandan al campeonato del mundo, en Copenhague. Estados Unidos nunca ha ganado esta competición, y si las Bellas quieren seguir existiendo tendrán que derrotar a los actuales campeones: los alemanes. Según el misógino y políticamente incorrecto comentarista interpretado por John Michael Higgins, “Podría ser el mayor conflicto entre Alemania y Estados Unidos de la historia“.

Dando la nota - Aún más alto

Su compañera comentarista es Elizabeth Banks, que debuta como directora en esta película. Y no deja de ser interesante el hecho de que esté dirigida por una actriz de comedias románticas (Virgen a los 40, Definitivamente, quizás, Qué esperar cuando estás esperando, entre muchas otras).

“Who run the world? Girls!“, las Barden Bellas versionan a capella a Beyoncé, y es una declaración de intenciones. Cuántas comedias románticas, dirigidas a un público femenino y con chicas como protagonistas, no pasarían el test de Bechdel. Ya saben, para medir la presencia de mujeres en una película: deben salir al menos dos personajes femeninos, esos personajes deben tener una conversación entre ellos y esa conversación debe tratar de algo que no sea un hombre (una variante del test exige también que las dos mujeres sean personajes con nombre).

Dando la nota – Aún más alto tendría la aprobación total de Bechdel.

Como la anterior, baila en el límite entre la comedia romántica universitaria y la parodia de la comedia romántica universitaria. Se nutre de estereotipos: en esta segunda parte aparece un grupo de alemanes oscuros y físicamente perfectos (“¿Forzáis el acento a propósito para dar más miedo?“), se mantiene el personaje de la oriental rarita y perturbadora y, además, entre las Bellas hay una nueva integrante latina, discípula del sofiavergarismo del “no tengo miedo, ya he vivido más tiempo del que esperaba“ o “¿Mis planes para el año que viene? Seguramente me deportarán y es posible que muera al intentar volver“.

Estos clichés se materializan también en la trama: Beca es ahora becaria en una discográfica. Se ocupa de llevar cafés, pero un día tiene un momento estelar y el productor acepta a escuchar su maqueta que, por supuesto, le encanta.

Dando la nota - Aún más alto 2

Precisamente porque esta película vive de estereotipos, es lógico suponer que lo que pretende es ponerlos en evidencia. Es casi obligatoria la referencia a Glee (Ryan Murphy, Brad Falchuk e Ian Brennan, 2009-2015) en la creación de ese nuevo tipo de película de instituto/universidad donde los pringados son los protagonistas, y ya no sueñan con ser populares, sino que viven en su propio mundo de frikis con jerarquías propias. Los personajes son estereotipados, pero diferentes, y si se fuerza que haya una lesbiana, una chica gorda, una tía buena hipersexualizada, una asiática, una hispana y una negra, al menos se está aportando diversidad al campo de las comedias universitarias.

Al fin y al cabo, no es que esta película esté tratando de hacer una tesis complicada: es la clásica historia de unas chicas luchando por su sueño. Pero es divertida, original, hasta cierto punto feminista y aporta buen rollo, que no es poco. Consigue crear el estado de ánimo adecuado para verla: ya al comienzo, la melodía de Universal suena cantada a capella, y es difícil que no te guste una película que te pone en esa predisposición desde el principio. Es muy fácil dejarse llevar por los números musicales y las canciones pegadizas, las bromas a veces inadecuadas y subidas de tono y los personajes, a su manera, entrañables.

Dando la nota - Aún más alto 3

La película tiene bastantes golpes buenos. Uno de sus puntos fuertes son los números musicales, y su encanto radica en gran parte en ver a los variopintos actores cantar y bailar. Los cameos también tienen su gracia: se prestan desde los Obama hasta Snoop Dogg. Hasta los presentadores más populares de los programas de televisión americanos se ríen de sí mismos haciendo un cameo para dar la noticia de una actuación desastrosa. Y, después de los créditos, hay un guiño a los críticos que decían que era una película para públicos de talent shows.

Dando la nota – Aún más alto es producto y reflejo de la cultura pop, y la alza como bandera: las canciones son las que suenan en la radio: Miley Cyrus, Beyoncé, Taylor Swift. A la inversa, puede decirse que Dando la nota – Aún más alto ha entrado ya en la cultura popular norteamericana (y, por ende, mundial) contemporánea.

Dando la nota - Aún más alto 4

Más coral que la primera, esta segunda parte se centra menos en Kendrick y expande el foco al resto de personajes, a veces intentando abarcar demasiado. Aparte de un par de personajes nuevos, el grupo sigue siendo el mismo y los personajes no han evolucionado demasiado. Eso sí, la portadora de la tensión romántica ya no es Kendrick, sino Fat Amy.

Así como No es otra estúpida película americana (Not another teen movie, Joel Gallen, 2001) terminó siendo otra estúpida película americana, Dando la nota – Aún más alto, aun siendo una comedia de universidad, es capaz de crear algo diferente, divertido y extremadamente upbeat. Más cerca de Chicas malas (Mean girls, Tina Fey, 2004) que de High School Musical (Kenny Ortega, 2006), no es una mala referencia para el hype adolescente. Hacen falta este tipo de películas, y Dando la nota – Aún más alto cumple su función con creces.

 TRAILER:

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>