Bullhead

La bestia que hay en mí Por Déborah García

Al principio de Bullhead se escucha la voz en off del protagonista sobre un paisaje brumoso y húmedo.

A veces las cosas que suceden en la vida vuelven a la gente silenciosa. Tan silenciosos que nadie se atreve a hablar del tema. A nadie. Ni aún entre ellos mismos. Nada en sus cabezas, nada en voz alta, ni una palabra de mierda. Porque todo ha perdurado en lo profundo de aquellos campos, año tras año. Pero como caído del cielo todo vuelve

En su primer largometraje el director belga Michael M. Roskam, sitúa la acción en un pueblo en el límite  entre la frontera lingüística de Valonia y la comunidad flamenca, en concreto en la familia ganadera de Jacky Vanmarsenille. Una película que desde su comienzo se presenta en forma de thriller, pero que acabará postulándose como un film que reflexiona como nunca antes sobre la condición de qué es ser un hombre, y se vale para ello de la contundente interpretación de Matthias Schoenaerts en el papel protagonista. La trama policiaca se mezclará con la trama dramática, para ello se juega con las elipsis temporales y con los recuerdos de los protagonistas. Todo en un paisaje húmedo y verde que invita a la introspección. Dos escenas marcan el comienzo del film  y sirven para radiografíar la personalidad de Jacky, tanto en su comportamiento exterior, como en su comportamiento íntimo. Son dos escenas importantes porque anuncian al espectador que algo no funciona bien. En la primera de ellas justo al inicio, Jacky acude al encuentro de un ganadero, y lo amenaza. La cámara se recrea en sus gestos violentos, su anatomía marcada, su lenguaje agresivo. Cuando da la espalda a ése que había amenazado, el rostro que se había manifestado como fiero se convierte en un rostro descompuesto y ansioso. La siguiente escena tiene lugar en su casa, en la penumbra del baño. Durante unos pocos segundos observamos su cara en primerísimo primer plano, a continuación el plano abierto donde se le ve de perfil, desnudo sentado en el filo de la bañera. Se levanta y comienza a caminar con dificultad, arrastrando sus piernas, llega al otro extremo de la habitación y de una pequeña nevera saca unos botes.

En este  ambiente rural y represivo se desarrollan paralelamente dos tramas que al final se convierten en una sola. La parte policial se inicia cuando el veterinario con el que trabaja los Vanmarsenille, les propone entrar en el negocio de las sustancias ilegales, trapicheando con hormonas para el ganado. Para llevar a cabo el trato y concretar el acuerdo se organiza una comida a la que Jacky se desplaza con el veterinario. Allí coincide allí con Diederik su mejor amigo de la infancia que también está involucrado con la mafia del tráfico de sustancias. Tras este encuentro la película que se había presentado como un thriller, comienza a desarrollarse en forma de drama. Asistimos entonces a una serie de flashbacks que resumen la infancia del protagonista. En ellas podemos ver a Jacky golpeado hasta perder los testículos por el hermano de Lucia, la chica que le gusta, y abandonado medio muerto por su amigo Diederik. El miedo de sus padres a que no se desarrolle como hombre, o a que se convierta en homosexual, calará profundamente en la personalidad del niño, convirtiéndole en un hombre acomplejado, estereotipado y desequilibrado. Sin unos testículos, sintiéndose un no-hombre incapaz de tener una erección, obligado a inyectarse hormonas y testosterona para” ayudar a la naturaleza a convertirle en lo que debe ser” (en palabras de su médico), Jacky se ve obligado a disfrazar su condición de hombre. De ahí su cuerpo hipermusculado, sus gestos hiperteatralizados. Se está construyendo como ser masculino exagerando elementos que son considerados cultural y socialmente masculinos. Si para Thomas Waugh 1, el disfraz servía a los homosexuales para ser invisibles y era un objeto de-sexualizador, en este contexto sucede todo lo contrario, el disfraz construye socialmente a Jacky Vanmarsenille como individuo masculino.

No he visto otra película o al menos no recuerdo ninguna que haya afrontado y reflexionado con tanta intensidad como Bullhead, a la pregunta: ¿Qué es ser un hombre? Ninguna con un final tan desolador y tan espeluznante.

El patriarcado es el que se ha encargado de asignar los atributos a los hombres, en su manera de relacionarse y de ser en sociedad 2. En la película podemos ver demostraciones de fuerza (palizas, golpes, amenazas), el lenguaje corporal de Jacky, que teatraliza 3 y exagera gestos  y movimientos masculinos (sus golpes al aire ante el espejo marcando músculo). Ser un hombre es primero tener un pene y unos testículos. Ser hombre es tener un cuerpo fuerte y musculoso. Ser un hombre es tener un coche. Ser hombre es irse de putas. Ser un hombre es tener una mujer e hijos. El ser hombre está definido por la posesión de unos atributos físicos (que hoy en día se pueden también comprar), y de unos artículos que te construyen como tal. Vamos que ser hombre, al igual que ser mujer, es vestir un disfraz muy caro.

¿Qué soy cuando no tengo testículos? ¿Qué soy cuando no puedo conseguir una erección? ¿Qué soy cuando no puedo tener una mujer, o cuando no voy a poder tener hijos? ¿Qué soy cuando me han convencido de que no tengo lo necesario? Soy un animal y dentro de mi llevo una bestia:

The beast in me has had to learn to live with pain/And how to shelter from the rain/ And in the twinkling of an eye might have to be restrained / God help the beast in me 4

TRAILER:

  1. El disfraz como elemento integral del tercer cuerpo tiene varias resonancias. Primero, sirve sobre todo para ocultarse, un concepto básico para la supervivencia de los homosexuales como una minoría invisible y estigmatizada. En segundo lugar, tiene como efecto la de-sexualización de este sujeto dentro de un régimen erotofóbico en el que la desnudez implica deseabilidad sexual. WAUGH, T. : “El tercer cuerpo: estructuras en la construcción del sujeto masculino en las películas de narrativa gay” en MIRA, Alberto (ed.): La mirada homosexual. Archivos de la Filmoteca, nº 54. Valencia-España: IVAC-La Filmoteca, Octubre 2006, pp. 23-43.
  2. Ann Oakley enfatizó el carácter diferencial de las atribuciones sexuales en sus componentes biológicos (sexo) y culturales (género). V. OAKLEY, A.: Sex, Gender and Society. New York: Harper and Row, 1973.
  3. BUTLER, J.: Gender Trouble: Feminism and the Subversion of Identity. New York & London: Routledge, 1999, p. 186.
  4. Canción popularizada por Johnny Cash y escrita por Nick Lowe, perteneciente a su álbum Impossible Bird, FIEND, 1994. Una versión anterior había aparecido en el bootleg, Popmeister, Nutted by Reality, 1991.
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comentarios sobre este artículo

  1. […] sepamos encontrar su voz propia. Aunque yo tenga mis difcultades para entrar en una película como Bullhead (Rundskop, 2011), no le puedo negar una fuerza y un posicionamiento muy personal y abigarrado por […]

  2. […] como Michaël R. Roskam que viene a revalidar su debut con (La entrega / The Drop), después de Bullhead, su salto a Hollywood, nada menos que con Tom Hardy, Noomi Rapace y James Gandolfini en su última […]

  3. […] nos va la marcha, allí que nos vamos con Snowtown (Justin Kurzel, 2011) y Bullhead (Michael R. Roskam, 2011). De esta segunda, hay alguien que no pudo acabarla porque le pareció […]

  4. […] rol de género? Eso está plasmado bajo el ropaje del thriller de ambientación mafiosa en Bullhead, patrón genérico llevado a otra latitud pero compartiendo similar abrigo en  Life without […]

  5. […] capítulos, la estética del primero lleva directamente al recuerdo de un film reciente belga, Bullhead (Rundskop, 2011, Michael R. Roskam). La oscuridad del primero va evolucionando, del mismo modo que […]

  6. [...] capítulos, la estética del primero lleva directamente al recuerdo de un film reciente belga, Bullhead (Rundskop, 2011, Michael R. Roskam). La oscuridad del primero va evolucionando, del mismo modo que [...]

  7. [...] rol de género? Eso está plasmado bajo el ropaje del thriller de ambientación mafiosa en Bullhead, llevada a otra latitud pero compartiendo mismo abrigo genérico en Life without principle, en la [...]

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>