DocsBarcelona 2014. Presentación

Por Arantxa Acosta

El cine de no ficción no es fácil de hacer llegar al gran público, cuando sin embargo es el que mejor puede conectar con cada uno de nosotros. Ayudándonos a comprender la complejidad que nos rodea, tanto en cuanto a actualidad política, social, e incluso, por qué no, espiritual o para descubrirnos, a veces de forma forzosa,  otras realidades a las que no queremos atender ya sea por miedo, estúpido sentimiento de superioridad o simple desidia. Porque al fin y al cabo se trata de historias personales, historias que enamoran, historias que nos hacen sufrir, historias que nos abruman, historias que nos sorprenden, historias que nos atemorizan… Historias reales de personas que podríamos ser cualquiera de nosotros, nos guste más, o menos. Pero si no nos enfrentamos a ellas, ¿cómo mejoraremos como individuos? Jose Cabello apuntaba en su texto para el Documenta Madrid: “El documental ha muerto tal y como lo entendíamos en el pasado”. Así que dejémonos atrapar por situaciones dramáticas, cómicas y  envidiables. Con el sello que asegura que no se trata de ciencia ficción y que pueden llegar a ser posibles, para bien o para mal y, en este último caso, que nos ayuden a despertar y a hacer algo al respecto.

Este año, la línea del DocsBarcelona, con 17 ediciones ya en su haber, apuesta por la denuncia social, intentando conectar con el espectador a tres niveles: emocional, racional y reactivo.

A través de la programación de documentales crudos y directos, pero también afables y/o ligeros, que nos sacan una sonrisa sin olvidar sus verdaderas intenciones, el Festival recurre a sus secciones habituales: Oficial, Nuevas miradas, Secciones especiales… pero además inaugura una sección homenaje al programa de TV3 Sense Ficció, en la que recuperará para la pantalla grande tres títulos votados por el público y, la más interesante de todas, la sección DOCS-U, acordándose de que los jóvenes de estos días pueden ya, decir mucho. En ella se programarán los mejores films creados por estudiantes universitarios, como podrá ser, apostamos, Dinosaurios (Joaquim Barceló, Amanda Gómez, 2014), un mundo “imaginado” en el que ya no quedan seres humanos, únicamente ruinas y recuerdos de un pasado irrepetible.

docsbarcelona1

Ai Weiei – The fake case

Así, increpando nuestra pasividad o falta de compromiso político y social de forma directa, el equilibrado festival de films de género documental nos dará la oportunidad de conocer, por ejemplo, dos facetas de Ai Weiwei, el artista chino que desafió a su gobierno al denunciar las malas condiciones de construcción de algunos edificios, y al que veremos tanto en Ai Weiwei-The fake case (Andreas Johnsen, 2013), en su vertiente más luchadora, y en Ai Weiwei: Never sorry (Alison Klayman, 2012), desde un punto de vista más personal pero igual de reivindicativa. También, en un orden muy distinto pero también en clave de drama, podremos conocer a Joanna (Aneta Kopacz, 2013) y su manera de enfrentarse a su casi inminente muerte por cáncer para dejar un buen recuerdo, y legado, a su familia (y, por ende, a todos nosotros).

Y, si lo que se busca no es sufrir pero igualmente dejarse llevar y descubrir la superación personal de personas anónimas, no hay más que dejarse llevar por Albert en Món petit (Marcel Barrena, 2013), un adolescente paralítico que ha recorrido el mundo sin dinero, o por Joan, un hombre de apenas un metro de altura que gracias al baloncesto ha sabido superar las barreras sociales (Mirant amunt, Glance up, Oriol Martínez, Enric Ribes, 2014).

La inmersión en la situación económica la viviremos gracias principalmente a dos documentales: Confesiones de un banquero (Marc Bauder, 2013), en el que un banquero alemán hablará de cómo vive a nivel personal, y desde su posición, el ser una de las piezas clave que ha abocado al mundo a una de las peores crisis económicas sufridas y, relacionado pero a 180º, My stuff (Petri Luukkainen, 2013), en el que se nos permitirá seguir a Petri, un hombre que tras no encontrar su sitio decide deshacerse de todas sus pertenencias materiales y buscar sus verdaderas motivaciones. Finalmente, y también relacionado con la corrupción, destacaremos Ciutat Morta (Xavier Artigas, Xapo Ortega, 2013), que ya pudimos ver en la última edición del Festival de Málaga, y  Everyday Rebellion (Arash T. Riahi, Arman T. Riahi, 2013), en el que el llamamiento a la protesta, sin altercados, debería hacernos pensar si, a parte de quejarnos de la situación que nos rodea, estamos haciendo algo útil.

docsbarcelona3

My stuff

Por si fuera poco, el Festival también ofrece ciencia – y, de forma menos visible, una reivindicación a la necesidad de seguir apoyando a la investigación para seguir avanzando – con Locos por las partículas (Particle Fever, Mark Levinson, 2012), un excelente retrato de la vida de los físicos instalados en el CERN de Ginebra que será también el protagonista de El documental del mes de Junio, e incluso magia (¿o no lo es que un pez coma con cuchara? Lo veremos en El domador de pecesRoger Gómez, Dani Resines, 2013 -, que nos mostrará la vida de aquellos que la han dedicado al mar).

Esto es sólo una pequeña muestra de la programación de un festival del que, además, no podemos olvidar una de sus grandes bazas, el Piching Forum, sin el cual no sería posible seguir disfrutando de la exibición de estas pequeñas joyas que son los documentales. Toda la programación y actividades profesionales previstas la podéis encontrar en la web oficial del Festival.

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comentarios sobre este artículo

  1. […] una marcada línea orientada a nuestro despertar social, y como comentábamos ya en la presentación de entonces se definía “intentando conectar con el espectador a tres niveles: emocional, racional y […]

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>