Everyday Rebellion

Igualdad, fraternidad. Y libertad. Por Arantxa Acosta

"La ambición seduce, el poder corrompe"Cartel promocional de Los idus de marzo (The ides of March, George Clooney, 2011)

Demonstration (Victor Kossakovsky con estudiantes, 2013), a ritmo de ballet, nos deja el mal sabor de boca de asistir a una revuelta violenta, sin resultados tangibles y, lamentablemente, sin sentido. Allá nos dimos cuenta de que debe haber otras soluciones, otras ideas que permitan que, como ciudadanos, seamos escuchados sin necesidad de provocar confrontaciones directas. Porque cuanto más desesperados estemos, menos estrategia aplicaremos para llegar a nuestro objetivo. Y sin estrategia, la violencia parece la única vía. Y la violencia, a lo único que nos lleva, es al radicalismo, y, por ende, a la devastación de los ideales por parte del grupo al que nos enfrentamos, comúnmente mucho más poderoso organizativamente que nosotros.

Así que, en este punto, cuando el desánimo nos embarga, DocsBarcelona nos da la solución con Everyday Rebellion, de lo mejor del festival para la que suscribe este texto. 

Rebelarse cada día, con objetivos concretos y actuaciones pequeñas, y lo más importante, pacíficas. Pero impactantes. Que estén unidas siempre al mismo propósito global, y que por supuesto no tengan nada que ver con quemar contenedores en plena calle. Quick wins que nos pongan periódicamente en boca de los medios de comunicación, que nos ayuden a llegar a más gente, que sean motivo para animar a colaborar de forma activa. Prepararnos, en definitiva, para que seamos escuchados al fin. Por supuesto, movimientos ya propuestos en cine del tipo ‘12 monos’ (12 monos, Twelve monkeys, Terry Gilliam, 1995), ‘Los edukadores’ (Los edukadores, Die fetten Jahre sind vorbei, Hans Weingartner, 2004) o ‘the east’ (The East, Zal Batmanglij, 2013 – éstos algo más violentos, eso sí), nos vienen a la cabeza… así que la idea no es nueva, pero ya es hora que salte del guión de una película a una realidad conocida a nivel mundial.

El acierto de Everyday Rebellion es bombardearnos a ideas y hechos que aseguran el éxito, aportando todo el material necesario para darnos las pistas sobre lo que tenemos que hacer para alcanzar la meta propuesta. ¿Cómo es posible que sigamos sin unirnos de esta forma?

everydayrebellion2

El documental nos muestra hasta siete distintos movimientos alrededor del mundo, desde ‘los indignados’ de España a los ‘occupy Wall Street’ de Nueva York, pasando por el movimiento ‘femen’ de Ucrania. Sus reivindicaciones no tendrían nada que ver entre ellas si no fuese porque su formato sí es común: evitar la violencia. Así, iremos saltando de un movimiento a otro para, avanzando cronológicamente, ver su sistema de movilización, cómo reaccionan las fuerzas del orden ante sus protestas (hay una escena que muestra la cara de un policía que es la respuesta a todas las dudas que podamos tener con el tipo de manifestación propuesta), qué código se han inventado para alinear a todos los manifestantes y evitar las detenciones al máximo… pero, además, no se limita, como básicamente lo hace Demonstration, a filmar esas imágenes, sino que combina las acciones y se separan con elementos externos, atemporales respecto las distintas historias que se nos presentan y su manera de desarrollarse y avanzar. Por ejemplo, con la presentación de líderes de movimientos que, hablando directamente a cámara, exponen sus experiencias e incluso valiosos consejos (“atacar a los pilares que sostienen el gobiernos”), o con conferencias, o incluso con un coro español que canta canciones de protesta. Así, nos hacen ser conscientes de que un movimiento pacífico puede llegar a tener más éxito que uno radical, si se piensa a largo plazo (menos de dos años y medio de trabajo es como no hacer nada… no hay que desesperar, sino plantear bien la dosificación de acciones para que sean exponencialmente relevantes). Nos explican que cualquier formato es bueno: disfrazarse de payaso e ir dando abrazos; escribir en pelotas de ping-pong nuestro mensaje; lanzar globos al aire, que acabarán explotando y esparciendo cientos de papeles  por toda la ciudad; teñir de rojo el agua municipal utilizada en las fuentes; pintarse un lema en el torso desnudo… cualquier acción, mediática y pacífica, moverá montañas si tiene una coherencia.   

Por si fuera poco, se cuenta con un elemento integrador adicional, una voz en off que, cual duendecillo, nos susurra al oído, nos anima a considerar lo que se nos propone, a despertarnos, levantarnos y apoyar con la acción a los manifestantes, convirtiéndonos en uno más. Es la voz de nuestra conciencia, que quiere asegurarse de que lo que estamos viendo está dejando el poso necesario. Y tal es el sedimento que deja en el espectador que, aunque no se indique claramente en el documental, acabaremos este texto dejando el enlace a la plataforma ‘everyday rebellion’, en la que pueden consultarse la multitud de acciones que se coordinan desde allí, y de forma global:  www.everydayrebellion.net.

TRAILER:

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>