Two Mothers y Salvation Army

LesgaiCineMad 2014 día 2 Por Jose Cabello

Two Mothers (Zwei Mütter). Directora: Anne Zohra Berrached. Alemania, 2013

Salvation Army (L’Armée du salut). Director: Abdellah Taïa. Francia, 2013.

El viernes comienza con la proyección de un film alemán, Anne Zohra Berrached debuta como directora con el retrato de una pareja de chicas decidas a ser madres, Two Mothers. La película viaja por una relación lésbica estable dónde una de ellas le propone a la otra el reto de concebir un hijo acudiendo a una clínica de fertilidad. Y aquí comienza la verdadera odisea. Un periplo más tarde convertido en el infierno personal de la pareja. A medida que el tiempo transcurre, ambas observan el deterioro continuo de la relación sentimental, sin embargo, relegan sus circunstancias a un segundo plano para alcanzar, a toda costa, el hijo deseado. En La vergüenza (David Planell, 2009), el vínculo entre los padres se va rompiendo a raíz de los trámites y la llegada del hijo adoptivo, a pesar de que en Two Mothers, el hijo sea un elemento físico no presente, también generará el desgaste de la relación, siendo el foco de conflicto.

La directora se recrea en la cacería de una de las madres por localizar una clínica de reproducción, más adelante lo cambiarán por un donante concreto, escenificando de esta manera la dualidad contradictoria de un sistema profundamente sodomizado a la burocracia. Tardes enteras de llamadas, consultas, preguntas y demás retahíla informativa nunca explicada, pues las personas que intentan aconsejar a las chicas tampoco conocen la realidad normativa del asunto. Hay provincias donde si podrían adoptar, mientras que en otras lo tienen prohibido, de ahí la espiral de caos en la que se convierte su día a día. La película habla sin contemplaciones de lo abrumador que resulta construir una familia para una pareja homosexual. La apabullante cantidad de información desconocida, unida a condiciones y marcos legales cambiantes deshacen continuamente el camino recorrido, provocando la desesperación. Así, Two Mothers funciona como la excusa perfecta para desarmar la compleja estratificación social, evidenciando así el carácter artificioso de la división amparada en términos de género.

Two Mothers

Two Mothers

Resulta curiosa la relación que se podría establecer entre Two Mothers y el concepto de la fármaco-pornografía, término que emplea Beatriz Preciado en Testo Yonqui (2008). La autora define a la sociedad actual como una sociedad inmersa en una etapa dominada por la modificación interna del organismo, una idea muy en consonancia con la cultura cyberpunk. Beatriz Preciado da un paso más allá cuando habla de la conexión entre la industria farmacéutica y el ser humano, diciendo que no sólo hombres y mujeres adoptan los fármacos a sus dolencias, sino que ya forman parte de ellos, aludiendo a ejemplos, en el terreno sexual, como la píldora anticonceptiva, la pastilla de viagra o las prótesis genitales.

En el último tramo, Two Mothers, deslocaliza la acción del ideario forjado durante todo el trayecto, para injertar una extraña obsesión sentida por una de las futuras madres hacia el donante de semen. Quizás la directora acuda a esta vía rápida en un intento, a la desesperada, por transmitir y justificar la toxicidad latente en la relación.

Two Mothers 2

Two Mothers

Acto seguido, pero en la Sala Berlanga, (la película anterior se proyectó en el Ateneo 1º de Mayo Auditorio Marcelino Camacho) turno para otro debut cinematográfico, en este caso el del literato marroquí Abdellah Taïa. Salvation Army reproduce en imágenes la infancia, adolescencia y temprana edad adulta del propio director. Película que a su vez adapta el libro, de mismo título, con el que fue conocido Abdellah Taïa por ser el primer intelectual abiertamente homosexual en un país como Marruecos.

Salvation Army

Salvation Army

Salvation Army no se regocija de los ambientes notoriamente homófobos del pueblo de Salé donde nació Abdellah, ni tampoco en su repentina marcha a Rabat, se detiene más en pormenorizar los acontecimientos que marcaron las décadas de los ochenta y noventa en el país, mientras desarrolla la historia. La película, con ecos de Muerte en Venecia (Morte a Venezia, Luchino Visconti, 1971), sortea el sensacionalismo aferrándose a la sencillez de la vida del protagonista. Aunque cae en un relato atestado con tintes excesivamente lánguidos y formado casi en su totalidad por retazos desconectados desde el inicio, ya que las elipsis dañan, en cierta manera, la cohesión de la narración. Tampoco ayuda el mutismo impostado de los protagonistas ante cualquier situación, sea o no digna de utilizar la palabra.

Mucho más estimulante resulta Salvation Army cuando enseña los entresijos y las motivaciones reales que mueven a Abdellah a elegir a sus parejas. Como norma general, salvo excepciones, la elección recae en hombres mucho más mayores que él, adinerados, y que actúan como una figura de mecenas o de protector más que de amante o novio. El oportunismo que el propio director no se empeña en esconder, ennoblece y explica el comportamiento singular del escritor. Una especie de exorcización pública quizás llevada a cabo para alcanzar una expiación personal a un camino recorrido bastante reprobable. Pero, incluso aquí, Abdellah evidencia los pliegues intrínsecos alojados en la toma de decisiones, estableciendo así un doble juego al dejar la puerta abierta al prejuicio, o no, del propio espectador.

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>