Young Ones

Cobardes, héroes y burros mecánicos Por Arantxa Acosta

Una de las frases que más impactan en Young Ones, por lo que refleja de las prioridades del ser humano y que se repite en un par de ocasiones durante la película, pasa relativamente desapercibida y llega disfrazada de anuncio comercial de un concesionario: “Te quitarán el agua, tus tierras, y por último, tu coche”. La frase no parece ser de relevancia en un primer momento, pero concentra la visión apocalíptica para una sociedad capitalista actual que, en un futuro cercano, se convertirá – si se cumpliesen los augurios del film – en toda una realidad: nos preocupamos más de tener coche que de conseguir agua. De ganar al vecino que de compartir para prosperar. De preocuparse por uno mismo y el núcleo familiar, sin importar si actuando de forma más altruista saldríamos mucho más beneficiados. Como decíamos: las prioridades del ser humano, a revisión.

Punto de partida: el agua escasea. Se raciona. Sólo los más arraigados a su tierra, y que conservan el orgullo (y recursos) necesario para no perderla, se quedan en sus tierras. El comercio de alimentos y alcohol da suficiente dinero como para subsistir. Pero subsistir, para algunos, no es suficiente.

Young Ones, western pseudo-apocaliptico que explota el clásico tema de las envidias y venganza, convirtiéndolos en elemento conductor del argumento, plantea una distopia creíble.

Porque no abusa de efectos especiales ni de complejos decorados para su ambientación, escogiendo el desierto americano como emplazamiento y proponiendo un futuro siniestro al que ya le vamos viendo las orejas.

 young ones 2

El film se divide, literalmente, en tres capítulos, que presentan la historia a partir de los personajes principales. Un formato que no le hace ninguna falta, ya que ninguno de estos capítulos se expone exclusivamente desde la subjetividad del personaje protagonista, ni se centra en seguir sus acciones de forma concreta. Además, tampoco se trata de la adaptación de una novela, y, tras la experiencia James Franco con Child of God (2014), vista aquí también en Sitges 2014, se hace más evidente la falta de coherencia de este recurso en la película. 

Tres capítulos, tres generaciones distintas que han vivido en esas tierras: Ernest Holm, pieza clave del film, un hombre recto, un modelo a seguir, un padre de familia ex alcohólico que se siente responsable de sacar adelante a sus dos hijos, y más tras el accidente de su esposa; Flem Lever, el novio de la hija de Ernest, envidioso de sus negocios y con ganas de vengar el haberse quedado sin las tierras de su padre, que se convertirá en el desestabilizador de la vida creada, y deseada, por Ernest para su familia; y Jerome Holm, hijo adolescente de Ernest, que deberá tomar importantes decisiones, y al que veremos madurar en sus relaciones con otros personajes más allá del de su padre (si bien es cierto que la película destaca por el creíble vínculo creado entre padre e hijo, más mérito de Michael Shannon que del guión).

Pero también por la ambientación de género western conseguido, para el que encontramos todos los elementos: la definición de buenos y malos, todos”pistoleros” (aquí contrabandistas que saben cómo defenderse). El papel de la mujer sumisa (la madre de Jerome, e incluso su hermana), y la introducción de las más rebeldes (la chica de la que se enamorara Jerome… gracias a su padre). El objeto del conflicto: el negocio de contrabando, pero sobre todo la defensa de las tierras (la película introduce de forma muy elegante la intolerancia entre los recién llegados y los autóctonos del lugar) y, finalmente, el detonante para que la esperada venganza tenga lugar: las consecuencias que acarrea el no querer compartir lo poco que se tiene. Tonos ocres para un lugar desolador, trajes de corte clásico, aptos para trabajar cómodo pleno desierto, pero sin olvidar la posible moda futurista (especial atención al detalle de los botones de las camisas). Porque estamos en una distopía.

Pocas licencias se concede el director para llevar el guión distópico a la gran pantalla, obviando como decíamos efectos especiales que lo único que aportarían sería distraer la atención del argumento de corte clásico (y si no, no hace falta más que recordar el estropicio creado para la que podría ser más decente Cowboys&Aliens – Jon Favreau, 2011), y centrándose en destacar este elemento fantástico en los aparatos del hospital, o en el que es el verdadero protagonista del film, el “burro mecánico”, que no sólo se convierte en el personaje con el que paradójicamente acabamos empatizando más y mejor sino que se trata, éste sí, del que enlaza las historias de Ernest, Flem y Jerome de inicio a fin.

 young ones 1

Más allá de esto, Young Ones no destaca en nada, pero tampoco es una mala película. Es decir, que es una distopía circunstancial, que aprovecha el poder del género para abordar la clásica historia de la superación de la adolescencia para alcanzar la madurez, desde una perspectiva menos usual, que no novedosa, y para relacionarla con temas tan candentes como la intolerancia, o la importancia del núcleo familiar.

Si algo pierde al director, eso sí, es su vocación de querer converir la película en épica, algo que ya vamos pensando a lo largo del film (y que es defendible a ratos gracias a algunos encuadres potentes), pero que se confirma en unos créditos finales que desentonan con el más bien corte minimalista del film y su historia, tirando por tierra la agradable sensación que le queda al espectador tras haber disfrutado de la correcta propuesta.

 

TRAILER:

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comentarios sobre este artículo

  1. […] un western, otro de mis géneros favoritos. Ya el año pasado pudimos disfrutar de la distópica Young Ones (Jake Paltrow, 2014), curiosa mezcla de géneros que, aunque no es redonda, merece ser revisada con […]

  2. […] vida que más bien es de supervivencia tras haber vivido sin prestarnos atención (como vimos en Young Ones – Jake Paltrow, 2014 – o The Rover – David Michôd, 2014 -, por ejemplo: no […]

  3. […] conversaciones y poca acción – en los tonos ocre de un desierto también similar al de Young Ones y que nos recordará continuamente el por qué se ha llegado a una situación que no se permite […]

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>