3 corazones

La tragedia griega de Jacquot Por Arantxa Acosta

Si se define la tragedia griega como el resultado de la confrontación entre la casualidad y el deber 1, es fácil comprender que su temática girase en torno al destino del hombre y su lucha por cambiar los acontecimientos que marcarán su vida. Una lucha que, irremediablemente, y debido a sucesos que escapan de su control, siempre acabará perdiendo a no ser que, precisamente, entre en escena un dios que le ayude.

Y precisamente una tragedia griega, de inicio a fin, es lo que nos propone Benoît Jacquot en 3 corazones.

3 coeurs

Marc perderá el último tren que le lleve a la ciudad tras una jornada de trabajo en las afueras. Mientras busca hotel conocerá a una misteriosa mujer con la que pasará hablando toda la noche. Sin conocer su nombre, sin saber nada de ella, quedarán en verse en unos días. En un lugar concreto, a una hora concreta. Pero el destino impedirá a Marc acudir a tiempo a la cita, sin posibilidad de reencontrarse con el que seguro es el amor de su vida. La tragedia está ya servida… pero el capricho del destino, que nos puede parecer mucho más cruel que benevolente, hará que Marc se reencuentre con la mujer de la peor forma posible: habiéndose convertido en la pareja de su hermana.

Lo que podría haber sido un típico melodrama a tres bandas es recogido por un Benoît Jacquot que decide jugar con el material de partida de 3 corazones y transformar la mirada del espectador, obligándole a presenciar, contra todo pronóstico e introduciendo el género de forma gradual, un thriller psicológico.

3 coeurs 2

La música que acompaña las imágenes de los encuentros de los dos amantes es una exquisita mezcla entre romántica y del más puro género de terror que se alterna, o superpone, en función de los acontecimientos que vamos a presenciar. Siendo testigo del peligro del amor existente entre los dos personajes principales y sus consecuencias, pero sucumbiendo a la necesidad y placer que supone el amor correspondido; la presencia de un espejo que obligará a Marc a mirarse en él a diario, a veces analizando su propio reflejo, regodeándose en su culpa, reflexionando sobre sus actos pero sin verse capaz de dejar de cometerlos, pero a veces pasando frente a él sin querer pararse un segundo, evitando pensar que el espejo, adquirido, de nuevo por el capricho del destino, por las dos hermanas, no es más que su propia conciencia, alertándole acerca de sus decisiones. ¿Pero acaso puede él luchar contra sus sentimientos?; el uso de la oscuridad como refugio, y revelación, de los actos impuros que los dos son conscientes están cometiendo; las miradas y silencios de una madre que comprende lo que está sucediendo incluso mejor que los tres actores principales de la tragedia; incluso el vestuario seleccionado para cada una de las hermanas,en cuanto a estilo, a sus tonos, que no hace más que marcar la diferencia entre sus dos personalidades y la opuesta decisión sobre la que Marc debe pivotar… Y la abrupta aparición de un dios griego, cuyo nombre no desvelaremos, con una intervención que nos dejará sin habla. Todos estos elementos componen un film que avanzará y será comentado, voz en off – a modo de narrador de la tragedia griega -, para que no dejemos escapar su adoctrinamiento moral. Porque Jacquot, cuya Villa Amalia nos cautivó en 2009, vuelve a firmar un film íntimo, centrado en sus personajes y proponiendo al espectador, también, una temática que le permita reflexionar sobre qué haría él en el caso propuesto.

Para acabar de conformar la tragedia, el trío de actores seleccionado, formado por Charlotte Gainsbourg, Benoît Poelvoorde y Chiara Mastroianni, están a la altura del drama pasional, cerrando el casting una Catherine Deneuve que, aunque no tiene muchos minutos, es clave para el avance de la historia. Un film notable que seguro no será del gusto de todos, como viene siendo habitual en la filmografía del director.

TRAILER:

 

  1. Asklepios: el ultimo griego, Miguel Espinosa, Ed. Siruela, 2005
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>