Goodnight Mommy (Ich seh, Ich seh)

Traumas, y sus consecuencias Por Arantxa Acosta

"Eva: You just can't get uncomfortable enough can you?
Kevin: Uncomfortable? With my own mother?"Tenemos que hablar de Kevin (We Need to Talk About Kevin, Lynne Ramsay, 2011)

Un suceso puede afectar de formas muy distintas a una persona. Un cambio en la rutina diaria, un accidente, un divorcio… Para un niño, además, que aún no ha podido desarrollar su temperamento, un suceso de estas características puede convertirse en todo un trauma. Y dado que la mente humana sigue siendo un misterio, el cómo reaccionaríamos cada uno de nosotros frente a traumáticos acontecimientos no podemos más que intuirlo, o imaginarlo.

Presentada por Ulrich Seidl, Goodnight Mommy pretende precisamente proponernos una posible lectura sobre las consecuencias de un cambio en el núcleo de una acomodada familia: teóricamente, el del comportamiento de la madre tras someterse a una operación de cirugía estética.

La falta de confianza de los niños en cuanto a la identidad de su progenitora se irá alimentando con la idea de que la persona que ha vuelto a la casa no es su madre. Inicialmente le seguirán el juego, luego la pondrán a prueba, y finalmente afianzarán su convencimiento en la duda planteada y actuarán en consecuencia.

Un thriller psicológico de atmósfera asfixiante se torna en un film de terror sádico más propio del Festival de Sitges, porque ha quedado patente que no es el género habitual de la crítica que acude al festival. Una buena y paulatina vuelta de tuerca que se consigue con unos buenos efectos (más de una persona abandonó la sala en Venecia 2014), una fotografía que acierta al hacer dominar el metálico y frío color azul grisáceo, el vestuario de los gemelos frente a los tonos claros seleccionados para la madre (que, aunque sea de forma inconscientemente, deberían alertar al espectador), la extraña decoración de la moderna y también fría casa (muñecas de porcelana, cuadros que enmarcan fotografías borrosas de la famosa madre)… Imposible no pensar en títulos tan dispares como Funny Games (Michael Haneke,1997, 2007) o Los chicos del maíz (Children of the Corn, Fritz Kiersch, 1984) y ¿Quién puede matar a un niño? (Narciso Ibáñez Serrador, 1976), tanto por la crudeza de alguna de sus imágenes como por otorgar a los niños un sentimiento odio y venganza más propio de adultos (y trastornados).

Goodnight Mommy

Goodnight Mommy juega al despiste, intercalando escenas que turban el argumento para desorientar la percepción del espectador sobre lo que está ocurriendo. Pero no lo consigue, si se ha estado atento, porque desde buen inicio se ha sido capaz de adivinar el verdadero problema de la familia, tal y como se ha dejado también entrever (y no citaremos otras películas con desenlace similar porque sería entonces spoiler en toda regla). Así que no únicamente decepciona que se intente engañar al espectador pretendiendo que se sorprenda al final con algo que éste ya estaba dando por hecho, sino que resulte que acabe siendo un film de temática recurrente en el género (atendiendo al thriller psicológico más que al terror) durante algunos años.

En cualquier caso, lo que puede resultar más interesante de la película para el espectador es el ponerse en todo momento en la piel de la madre, y no de los niños. Porque así la conexión con sus sentimientos, con su sufrimiento, será mucho mayor, y le importará menos el supuesto giro de guión.

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comentarios sobre este artículo

  1. […] Goodnight Mommy (Ich seh Ich seh, Severin Fiala, Veronica Franz, 2014. Austria) […]

  2. […] a su mujer, también el público sevillano tendrá oportunidad de ver la inquietante y perversa Goodnight Mommy (Severin Fiala, Veronika Franz), otra que viene de Venecia y que fue uno de los platos fuertes del […]

  3. […] en cuanto a films fuese un poco mejor si no hubiese visto bastantes en Venecia 2014 (Réalité, Goodnight Mommy, Burying the Ex…). Pero, tal y como anunciaba al inicio de este texto, soy de fantástico. Y el […]

  4. […] Atlántida Film Festival de Filmin. Más controvertida e irregular fue la acogida de la austriaca Goodnight Mommy (Ich Seh, Ich She), inquietante thriller psicológico producido por Ulrich Seidl y dirigido a dos […]

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>