Tu dors Nicole

Crecer y el aburrimiento Por Carlota Ezquiaga

Es una sensación que no vuelve a repetirse en la vida: tener 16, 18, 20 años y todo un verano por delante. Es una mezcla de ilusión y aburrimiento: “soy libre pero no sé qué hacer con mi libertad”. Ese sentimiento lo expresa bien Tu dors Nicole, que el Atlántida Film Fest ofrece dentro de la sección Atlas.

Es la tercera película del director, editor y músico canadiense Stéphane Lafleur. Fue éxito de crítica en Cannes, y ganó el premio al Mejor guión en la Quinzaine des Realizateurs. En Filmin la presentan como la nueva Frances Ha (Noah Baumbach, 2012), y también como una mezcla entre Yentl (Barbra Streisand, 1983) y Girls (Lena Dunham, 2012-). Sí, tiene algún paralelismo temático con la primera, además del elegante blanco y negro. Y puede que solo sean esas casas canadienses y los personajes recién salidos de la adolescencia, pero tampoco deja de tener alguna reminiscencia de Xavier Dolan.

Tu Dors Nicole

Un pueblo muy pequeño de Quebec puede ser asfixiante en verano, y no solo por el calor. Y Nicole no puede dormir. Tiene la casa de sus padres para ella sola (al menos hasta que aparece su hermano mayor para ensayar con su banda) y un verano entero por delante. Tiene, también, veintipocos años, un trabajo que no le apasiona, una amiga inseparable con la que no siempre se entiende bien y una gran sensación de hastío.

Los días pasan y no pasa nada, pero a la vez no eres la misma persona que hace dos meses. De manera sutil, la lánguida, a veces insustancial Nicole va aprendiendo cosas del mundo de los adultos. Tu dors Nicole entraría, por tanto, en el género coming-of-age mejor que en cualquier otro.

Su tono de humor algo absurdo hace que sea ligera sin dejar de ser significativa. Es suave y poderosa, con planos muy potentes y una fotografía preciosa. El blanco y negro potencia el sentimiento de melancolía, y Lafleur trata a sus personajes con cariño.

Tu Dors Nicole 2

Nicole es la gran protagonista, pero probablemente el mejor personaje es Martin, un niño de 10 años a quien Nicole solía cuidar. Corteja incansablemente a Nicole con una desconcertante voz de hombre, y termina siendo el más sabio de todos los personajes. Como si tuviera una sabiduría infantil que todos al perdiésemos al crecer, y Nicole se encontrase justo en el límite de perderla. Tiene que decidir, precisamente, entre quedarse en ese mundo o adentrarse en el de los adultos, que por lo que ha podido ver -en su hermano diez años mayor y los amigos de este- no parece muy prometedor.

El verano, en esta película y en la vida, es un estado mental: no es posible llegar a esa languidez estival en otro momento del año. El aburrimiento, además, es una parte importante de la vida; necesitamos aburrirnos para encontrarnos a nosotros mismos, o así. Los niños hacen sus mayores descubrimientos en los ratos muertos de la infancia. Y a veces las cosas importantes de la vida vienen así, envueltas en un halo de aburrimiento o en una sensación de nunca-pasa-nada. Y, al igual que Antonioni fue capaz de representar la vida a través de los tiempos muertos que nunca salen en otras películas, Lafleur captura la esencia de los veintipocos a través de momentos tontos (o no tan tontos) de un verano.

TRAILER:

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comentarios sobre este artículo

  1. […] Carlota Ezquiaga en Cine Divergente […]

  2. […] Film Festival 2015 da cuenta de ello antologando The Tribe (Myroslav Slaboshpyskiy, 2014), Tu dors Nicole (Stéphane Lafleur, 2014), The Smell of Us (Larry Clark, 2014), Buzzard (Joel Potrikus, 2014) y No […]

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>