Bikes vs Cars

En busca de la armonía entre bicis y coches Por Ignasi Ferrer

Decía el personaje de Joseph Gordon-Levitt en Sin frenos (Premium Rush, David Koepp, 2012) que los frenos de la bicicleta son una trampa mortal. Para este joven mensajero es más fácil decelerar la bici o cambiar de ruta. El problema de los frenos, para él, es que puedes clavar la rueda y salir despedido. Curiosamente su filosofía de vida ciclista la vive en Nueva York, una ciudad que no está adaptada para el uso de la bicicleta y que si no gozas de buenos reflejos, puedes terminar accidentado con relativa facilidad. Lo que le sucedió a la pobre Julie en Sao Paulo que murió al chocar contra un autobús mientras circulaba con su bicicleta.

Circular con bicicleta por algunas ciudades es una utopía.

Bikes vs Cars deja claro que ciudades como Sao Paulo, Toronto o Los Angeles no son las más indicadas y han crecido pensando en la circulación de coches, motos y otros transportes de tracción a motor.

Lejos quedan de ciudades que podrían ser el paraíso de los ciclistas como Copenhagen. En gran parte, por las presiones de los grupos automovilísticos que presionan con grandes inversiones. Por ejemplo, el grupo propietario de BMW donó 690.000 euros al partido de Angela Merkel quien, sospechosamente, bloqueó una ley que iba a endurecer las normas de emisiones de CO2.

Tras defender a los trabajadores nicaragüenses de Dole Food Company en Bananas (2009), Fredrik Gertten regresa con otro documental social. En esta ocasión para defender el uso de la bicicleta como medio de transporte. Aunque en este caso es probable que la General Motors no denuncie al director sueco como le pasara con el documental Bananas que trató de ser bloqueado por la Dole Food Company mediante todos los medios posibles, como bien narró Gertten en esa especie de segunda parte que era Big boys gone Bananas! (2011).

Bikes vs Cars es una defensa descarada al uso de la bicicleta en las ciudades en la que los partidarios de la bicicleta tienen más minutos y son más respecto a los defensores de los coches que se limitan a los miembros de un club automovilístico, o un señor que refunfuña en su coche cada vez que se cruza con un ciclista que le molesta. Si bien alguno de los defensores de los automóviles tiene cierto prestigio como el alcalde de Toronto, pierden por comparación con los favorables a la bici que proponen una armonización de las calles para hacerlas accesibles y más seguras para las bicicletas. Contrastan los argumentos de unos y otros, más pasionales los partidarios del coche y más racionales los partidarios de la bicicleta.

BIKES vs CARS 1

Es fácil posicionarse en favor de los ciclistas. La bicicleta es más limpia, silenciosa, ocupa menos espacio para circular, es barata, no estropea tanto las calles y permite hacer ejercicio. Todos los que tenemos una conciencia más ecológica entendemos que reducir la contaminación es importante y que la bicicleta es uno de los vehículos del futuro, pese a la contradicción que implica esta afirmación por sí misma. Sin embargo, el posicionamiento tan evidente que toma Gertten provoca que en algunos momentos se roce la propaganda en vez de plantear el tema desde un punto de vista más objetivo.

Este planteamiento no es nuevo en su cine. Ya se posicionó en favor de los trabajadores en Bananas. Y se entiende que con su cine trata de dar voz a los más débiles que ven su voz silenciada por las grandes compañías que pueden pagarse grandes campañas y presionar y boicotear cualquier iniciativa que les pueda perjudicar el negocio. Sin embargo, se agradecería que fuera más claro con sus intenciones. Sería buena idea optar por un documental más participativo en el que el propio entrevistador apareciera en pantalla e interactuara con los entrevistados. La fórmula Michael Moore puede ser cuestionable, pero al menos se sabe que el documento en cuestión tiene una carga de subjetividad evidente. En cambio, el distanciamiento que propone Gertten enturbia el tono de lo que quiere contar y es inevitable pensar que, sí, la bicicleta es un medio a tener en cuenta, pero ha faltado algo de pluralidad en ese documental.

TRAILER:

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comentarios sobre este artículo

  1. […] del espectador para censurar un discurso y unos personajes algo patéticos en sus formas y modos. Aqui podeís encontrar una buena crítica en este sentido. Tambien se descubre en el análisis, mi simpatía por el uso de […]

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>