A WEEKEND GATEWAY Y FRAGMENTS

Interferencias afectivas Por Fernando Solla

“Es la única manera de irse. Ya no te quiero. Adiós.”Closer (Mike Nichols, 2004)

HAFTA SONU TATILI (A WEEKEND GATEWAY). DIRECTOR: METEHAN YILMAZ. TURQUÍA, 2014

FRAGMENTY (FRAGMENTS). DIRECTORA: AGA WOSZCZYNSKA. POLONIA, 2014

¿Qué pasa cuando se acaba el amor? ¿Quién es el responsable? El Festival Internacional de La Guarimba ha programado dentro del apartado de ficción dos títulos que ofrecen un punto de vista algo distinto al que nos tienen acostumbrado producciones con premisas argumentales similares. Tanto el trabajo de Metehan Yilmaz como el de Aga Woszczynska demuestran que cuando se trata de recorrer la geografía sentimental las inquietudes suelen ser comunes, más allá del envoltorio de nuestro contexto sociocultural.

En el caso de Hafta sonu tatili (aka A Weekend Gateway, 2014) empezamos con un sueño, último recoveco de lo que hubo en algún momento, espacio donde la alegoría y el simbolismo cobren quizá un protagonismo esencial. Un sueño erótico. La llama que se sostiene temblorosa en un mechero. Un viaje en coche. Silencio como prólogo de las interferencias en la recepción de la radio. Árboles que han perdido toda connotación bucólica y que son ahora sinónimo de los arañazos que producen sus ramas en contacto con la piel humana. Descubrirnos de nuevo a nosotros mismos a través del interés que despierta la visión de nuestro cuerpo exhibiéndose sobre la arena de la playa en nuestros semejantes. Lamernos a continuación las heridas recibidas tras nuestro paseo por el bosque. Tormenta dialéctica y lluvia de reproches: el pensador sin trabajo como única opción coherente con su condición intelectualmente superior versus la obrera proveedora de sustento al espacio común que se supone que forma una pareja. Posibilidad final de sintonización y entrada ¿pacífica? en nuestro refugio de fin de semana.

A WEEKEND... FOTO 1 (A WEEKEND GATEWAY)

A Weekend Gateaway

El visionado de Fragmenty (aka Fragments, 2014) nos enfrenta, en cambio, a algo mucho más cercano a una pesadilla. La línea argumental se desarrolla al son de las líneas arquitectónicas angulosas e inquebrantables de los pisos de lujo que enseña la protagonista del cortometraje a sus hipotéticos inquilinos. ¿Qué requisitos deben cumplir? ¿Hasta qué punto son los requisitos de los que ella carece en su vida privada? ¿Por qué rebotamos a nuestros semejantes las frustraciones de nuestra intimidad en forma de reproche o juicio de valor? ¿Por qué dictaminamos quién merece alcanzar la felicidad en lugar de intentar adquirir la nuestra? A partir de un abanico de escenas aparentemente inconexas nos situaremos a nosotros mismos en un terreno cercano a lo que podríamos denominar como la prostitución de nuestra intimidad. Mostrar a otros el hogar que en otro tiempo fue el nuestro y asistir a cómo su próximo propietario piensa pintar de negro todas las paredes hasta convertirlo en un burdel será el signo definitivo del declive de nuestra harmonía sentimental. Una vez hemos tocado fondo, ¿dónde está el límite?

El sexo será un componente imprescindible para determinar el estado de la situación de ambas parejas. Antídoto y agravio a partes iguales y al mismo tiempo. En el caso del filme de Metehan Yilmaz se enfocará como último remanso donde la pareja protagonista parece encontrarse y compartir un espacio común a la vez que como detonante del drama, puesto que progresivamente a ese lugar compartido nunca llegarán a la vez, provocando así otro argumento más para la frustración y el choque. Aga Woszczynska, en cambio, despoja al sexo de cualquier connotación íntima. El colapso del mundo en el que la protagonista creía moverse, ese mundo confortable (aunque monótono) de su día a día, dará como resultado el ofrecimiento del propio cuerpo a una pareja de amigos a la vez que servirá de entierro de cualquier posibilidad de recuperar una vida en común y feliz. El plano de las puertas de los electrodomésticos como si de las de un crematorio se tratara sirve para plasmar cómo la frialdad de la relación puede mimetizarse con la de los objetos que rodean nuestra realidad. O quizá sea al revés.

Finalmente, la responsabilidad ante esta clausura del amor y la incapacidad de recuperar algo que quizá nunca existió más allá de nuestra imaginación serán los dos aspectos más estimulantes de analizar por parte de los espectadores. No es habitual cuando se explica la historia de una ruptura sentimental que sea el mismo individuo el que se responsabilice de ese final. El amor se suele asimilar, con mayor o menos intensidad, al apego o afinidad que podemos sentir hacia una persona. Si su actitud hacia nosotros no cambia, ¿por qué culpar al otro de una incapacidad para evolucionar o adaptarse que es únicamente nuestra? La infelicidad que esto produce adquiere tonos verdaderamente dramáticos cuando, a pesar de nuestro malestar, decidimos continuar la mentira para conseguir una comodidad logística y doméstica que no será nada más que nuestra prisión. El drama se tornará en irresponsabilidad que arrastremos a nuestra pareja a ese terreno de desasosiego y martirio, haciendo creer que hay algo que se ha hecho mal y humillando y sometiendo a nuestro segundo en esta especie de descenso a los infiernos de nuestra incompetencia sentimental.

A WEEKEND... FOTO 2 (FRAGMENTY)

Fragments

En el caso de Fragments el lenguaje cinematográfico adquiere un protagonismo destacado para el desarrollo de la trama mientras que en el de Hafta sonu tatili el realizador parece escapar de artificios formales para centrarse únicamente en la interpretación de la pareja de personajes.

A pesar de esta diferenciación formal, ambos trabajos comparten una meta común: someter a las dos parejas a un proceso de defunción de la vida común siempre desde la ruptura del individuo con lo más profundo de sí mismo antes de con su semejante. Dos propuestas que a pesar de la dureza de su planteamiento ofrecen una premisa que, sin duda, se desarrolla de una manera mucho más sugestiva y profunda que habitualmente en este género cinematográfico.

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>