Entertainment

La vida. Cuestión de puntos de vista Por Arantxa Acosta

Un cómico no tiene por qué tener siempre ganas de hacer chistes, de hacer reír. Una persona no tiene por qué enfrentarse a la vida desde el optimismo, desde el amor.

Un cómico no tiene por qué estar feliz. Una persona no tiene por qué ser feliz. Todos tenemos buenos momentos. Todos tenemos malos momentos. Hasta que esos momentos se convierten la definición de nuestro día a día.

La vida es una comedia amarga, y Rick Alverson se ocupa de dejarlo claro en Entertainment.

El comediante es un hombre de mediana edad, un cómico profesional ya en horas bajas que intenta ganarse la vida recorriendo los pueblos de la frontera USA-México. Aparentemente abandonado por su familia, o como mínimo sin ser un miembro clave de ella, su vida, y el filme, se divide en cortos capítulos: del escenario al hotel, del hotel al escenario. Alguna excursión, alguna interacción con otras personas. De ellas a veces recibe aplausos, a veces recibe palizas, pero siempre le disgustan tanto como se disgusta a sí mismo. El mundo exterior es ese entorno que simplemente existe para rellenar huecos, para conectar con una realidad que cada vez le empuja más al ostracismo. Parece que quiere volver a ser importante, si no para él mismo, para sus allegados… demostrar(Se) que su vida tiene sentido. Así que contactará con un familiar, e intentará hablar cada día con una hija de la que incluso llegamos a dudar de su existencia pero que, en cualquier caso, es importante para él.

Muerte en vida es lo que siente, el comediante.

Cuando es plenamente consciente de sus actos, su miseria se verá exponenciada. Cuando no quiera admitirlos, se excusará en el arte. Para no sufrir cuando no gusta, ni se gusta.

Diversión, amargura y decepción personal. Qué fácil sería vivir si no pensásemos en las bajezas de la vida, si no nos mirásemos a nosotros mismos como si fuésemos extraños que observan desde lejos.

 entertainment 3

Si se realiza la lectura a nivel individual, eso es lo que encontramos, tanto en el comediante com en nosotros mismos. Un hombre tan asqueroso como el personaje que interpreta, aunque en un sentido completamente distinto. El filme deja estupor en el espectador desde sus sencillos planos crudos y francos que elevan la soledad del protagonista a la realidad a la que se enfrenta. Planos que alargan su duración hasta hacerse incómodos para potenciar el patetismo de lo que se está presentando. Una realidad que se torna incluso más punzante si cabe cuando el comediante interactúa con la alegría del que todo lo tiene, quizá por su falta de auto-análisis. Desde su familiar empresario al que sabe le da lástima verle en esa situación, hasta el famoso que le contrata para que haga su espectáculo (y que se convierte en el momento más patético de su vida y, por tanto, el álgido del filme). Cerrando el triángulo, el joven payaso con el que coincide en todo el business trip: tan patético como él, incluso más…¿por qué sí se gana al público? ¿Qué de lo que él no se da cuenta? Pues de que no transmite porque ya no existe división entre vida personal y profesional. Las dos son basura para él mismo. Así que el estupor del espectador deja paso al resentimiento hacia la vida.

Alverson sólo se permitirá romper el triste realismo de Entertainment introduciendo planos oníricos salpicados a lo largo del filme y en la escena final, en todo ellos apareciendo el propio comediante vestido como una especie de Elvis Presley cutre.

Y volvemos a pensar en nosotros mismos viéndonos como payasos sin gracia, desde la distancia.

Entertainment 2

Esta es la lectura individual, pero el director también se permite la social. Y es que las escenas de las excursiones, de su vida fuera del escenario, no hacen más que posicionarnos a nosotros mismos frente a la naturaleza, enseñándonos que somos lo peor para la Tierra: la explotación indiscriminada de recursos frente a la basura que dejamos atrás como agradecimiento, en forma de cementerios de chatarra; vastos desiertos en los que se encuentran personas que no pueden comunicarse, incluso más allá de no hablar el mismo idioma; madres a las que no estamos siendo capaces de cuidar, porque somos incapaces de conservar a los nuestros, por mucho que pensemos lo estamos intentando… Estamos viviendo una vida bueno queremos, pero nos dejamos arrastrar por ella.

Entertainment es triste y amarga. Es una bofetada a nuestro ego, individual y social. Es, en definitiva, una película que consigue removernos y, con suerte, conseguirá que seamos mejores personas. Por los demás y por nosotros mismos.

 

TRAILER:

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comentarios sobre este artículo

  1. […]  Entertainment / The Comedy (Rick Alverson, 2015 / 2012). Noves Visions Plus Inauguració / Seven […]

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>