Las últimas supervivientes (The Final Girls)

Pantalla rasgada Por Ignasi Ferrer

"Danny Madigan: How’d you know there was a guy in there?
Jack Slater: There’s always a guy in there. It costs me a fortune in closet doors."El último gran héroe (The Last Action Hero, John McTiernan, 1993)

En la era del remake y el reboot, parece que se ha instalado una nueva corriente un tanto más creativa: la película homenaje. Una película que funciona como un contenedor multireferencial y metalingüístico. En esta categoría podríamos considerar las recientes Kung Fury (David Sandberg, 2015) o Turbo Kid (François Simard, Anouk Whissell, Yoann-Karl Whissell, 2015) y la vista en Sitges 2015 Las últimas supervivientes (The Final Girls). Todas tienen algo en común y es sintetizar lo mejor y más icónico de la década de los 80 de tal manera que el baile de referencias consigue generar un todo compacto.

Pero la que inició esto, con permiso de Woody Allen y su La rosa púrpura del Cairo (The Purple Rose of Cairo, 1985), fue el ya clásico del cine de acción El último gran héroe (The Last Action Hero, John McTiernan, 1993) que ya jugaba el mismo juego que Las últimas supervivientes (The Final Girls), sólo que en esta ocasión se homenajeaba a los actioners estilo Sylvester Stallone o Arnold Schwarzenegger. Recordemos que en la película de McTiernan, el joven Danny Madigan se veía de repente dentro de la última película de Jack Slater (Arnold Schwarzenegger). Se puede considerar El último gran héroe la semilla de la que nacieron otros productos metareferenciales de corte más comercial como los ya mencionados o incluso La cabaña en el bosque (The Cabin in the Woods, Drew Goddard, 2012).

En Las últimas supervivientes (The Final Girls), Todd Strauss-Schulson aprovecha Viernes 13 (Friday the 13th, Sean S. Cunningham, 1980) como el pilar sobre el que construye la película.

En esta ocasión, la historia gira alrededor de Max Cartwright (Taissa Farmiga) que asiste junto a unos amigos a una proyección especial de Campamento sangriento en el aniversario de la muerte de la actriz y madre de Max, Amanda Cartwright. De repente y sin saber cómo, se encuentran dentro de la película. A partir de aquí, empieza una desesperada huída de un slasher con máscara parecido al Jason de Viernes 13.

Screen-Shot-2015-08-21-at-1.57.23-PM

Referencias a los conceptos de flashback o cámara lenta, conceptos cinematográficos o detalles del género que van narrando en voz alta. Las últimas supervivientes (The Final Girls) funciona como una película dentro de otra película. Una representación de cómo han cambiado los tiempos. Nada más empezar la película, vemos el trailer de Campamento sangriento a través del móvil de Max, en una calidad de imagen que demuestra que el rollo de cinta está desgastado. Ese encanto de recuperar bobinas de películas clásicas filtradas a través de la última tecnología. El combo de televisión con reproductor VHS en la habitación de Max o cómo uno de los personajes de Campamento san-griento confunde un teléfono móvil con una funda parecida a un cassette precisamente con un cassette son otras de las referencias que conviven a la vez entre el pasado y el presente. Lo retro está de moda.

Las últimas supervivientes (The Final Girls) se desenvuelve como una comedia desenfadada y gamberra que entremezcla multitud de referencias bastante identificables para los fans del género.

La única pega es que entre todo este desenfado, cuelan una trama entre el personaje que interpretaba la madre de Max y ella que le añade una innecesaria trascendencia. Un momento sentimental artificial y gratuito que rompe un poco con la estructura de la narración, infestada de bromas zafias y chistes fáciles sobre la sexualidad, secuencias de acción y una estética bastante televisiva. No en vano, bastantes caras famosas de la televisión aparecen en la película, como Taissa Farmiga o Adam Devine.

Las últimas supervivientes (The Final Girls) es la nueva integrante de esta categoría de películas homenaje que funciona a la perfección por su factor nostalgia y por saber combinar los ingredientes. En una época en que los remakes y reboots son habituales, se agradece que se opte por una vía más creativa porque, en cierto modo, Las últimas supervivientes (The Final Girls) es una adaptación libre de Viernes 13 que funciona, precisamente, por su libertad de movimientos.

 

TRAILER:

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>