Love 3D (Love)

Sexo y amor. Egoísmo y amor. Inmadurez Por Arantxa Acosta

Expectación máxima para ver la última provocación de Gaspar Noé. Hordas de seguidores, cinéfilos y curiosos peregrinábamos hacia la sala del Auditori del hotel Melià de Sitges a las 10:30 h de la mañana. No era para menos: odiada en el Festival de Cannes, vapuleada por la crítica y catalogada como pornográfica. Todos los alicientes para querer verla, claro.

A las puertas de la sala, alguien pregunta por los kleenex al chico que reparte las gafas 3D.

Y, ya iniciada la sesión, primer fotograma: primer plano de chico y chica en la cama, desnudos, masturbándose mutuamente.Primera escena: paja completa, ella a él.

Sexo, sí.

OK. Sí, es sexo. Explícito. Y en 3D. Guau. El público aplaude, ya motivado. Parece que los rumores eran ciertos. Pero a estas alturas del filme aún está por ver si es sexo gratuito…

Maduremos: no, no lo es. Al menos, ni esta escena, ni muchas otras.

Porque Gaspar Noé ha querido hablar de algo por muchos conocido: el bloqueo de los sentimientos y el cómo no seguirlos, priorizando deseos más primarios, nos hace cometer errores, actos que no pueden revertirse y cuyas consecuencias marcan el resto de nuestros días.

Amor y egoísmo, a fin de cuentas. Inmadurez.

love 3d 3

Porque los errores, como me indicaba Mónica Jordan (Cine Transit), los cometen niños. Murphy, en concreto. Joven e inmaduro, incapaz de darse cuenta de que su felicidad no puede sustituirse con placer inmediato.

Y es que Noé pide que la madurez la ponga el espectador, que vea más allá de unas escenas de sexo que, dicho sea de paso, responden a una vida sana de pareja la mayoría de veces y, por tanto, sí están integradas en el argumento. Otra cosa es discutir sobre la cantidad de escenas y su emplazamiento a lo largo del filme, o sobre la diferencia entre las que responden al amor entre los dos protagonistas frente a las que son de sexo puro pero, en cualquier caso, ninguna de ellas es gratuita por simple provocación (y es que, en verdad, Love 3D-Love, de provocación, poca, en este sentido. Mucho más lo es que el director se autoreferencie, que señale al espectador riéndose de él de dos formas distintas, o que se incluya disfrazado entre el reparto, actuando, cómo no, de Noé, el maduro galerista de arte, la tentación de la amada de Murphy).

El espectador se convierte en manos de Noé en el confesor de un pecador que está expresándose a través de sus imágenes, materializando sus pensamientos: de manera desordenada, yendo de atrás adelante en un formato aparentemente caótico hasta que todas las piezas, todos las escenas, acaban encajando y cerrándose para ver, y evaluar, el lienzo al completo. Y es que… ¿acaso nuestros recuerdos, y más los dolorosos, no nos aparecen en la mente de esta forma?

Love 3D (Love): frustraciones teñidas de color rojo, la iluminación escogida para un representar el doloroso pasado.…

El tejido de sus escenas es caótico, pero coherente: mucho sexo, pero es la parte más bonita de una relación, si es sincero. Es ese sentimiento el que nos gusta recordar (con algo de masoquismo) cuando ya no existe, com hacía Lenny Nero en Días extraños (Strange Days, Kathryn Bigelow, 1995). Así que hacia el final del metraje Noé incluirá exponencialmente estas escenas de Murphy con Electra, las más apasionadas pero también más desgarradoras. Y sí, son muy realistas, porque el sexo en pareja es lo que es, no lo nos “venden” las porno. Pero también hay lugar para las escenas oníricas, porque Noé presenta deseos, intereses imaginados, en forma de imagen compuesta: Murphy está con Omi en la casa, pero quiere que desaparezca, que sea sustituida por Electra. Quiere, en definitiva, la familia que planeó con su ex-novia y que se ha convertido en su penitencia.

 love 3d 2

Love 3D (Love) se me antoja a nivel personal la regurgitación de una confesión de Gaspar Noé. Quizá un recuerdo personal. Quizá sólo una idea reprimida pero, ordenando finalmente una historia que se presenta como decíamos al inicio confusa gracias a un montaje que finalmente sí cierra todos los fragmentos ya presentados e incluso responde – y no hacía falta – a la gran pregunta que todos tenemos en la cabeza (¿cómo surgió el amor entre ellos?¿Cómo se conocieron?), observamos que Noé en realidad divide su película en tres partes:

La confesión tras asimilar su realidad, delimitada con esas letras sobre-impresas blanco sobre rojo que entonan eso de que todo lo que hace Murphy, como la ley, acabará mal si ello es posible. El presente, com indica el protagonista, es una prisión. Es una casa con cuatro paredes de la que no puede escapar, sólo esconderse temporalmente en alguna de sus habitaciones. Planos fijos del protagonista mirando a cámara o viéndole de espaldas abundan en esta parte, que incluye la representación de sus deseos de que esa casa albergue, de nuevo, a Electra. Y mucha voz en off para que comprendamos el infantil sufrimiento del que ha perdido todo lo que tenía, por su propia culpa.

La segunda parte son todos los recuerdos, la explicación objetiva (aunque siempre vemos la historia desde el punto de vista del chico protagonista) del por qué es necesaria una confesión. El espectador acabará formándose una idea de Murphy simplemente por los actos confesados a medida que nos los va narrando. Es aquí cuando Noé presenta las escenas de sexo, las orgías que muestran cómo la pareja recurre a la materialización de sus fantasías para no caer en un aburrimiento que ya empieza a atisbarse. Escenas más patéticas que provocadoras, al evidenciar los intereses personales de Murphy.

Finalmente, Murphy/Noé termina su confesión exaltando el amor de un padre hacia su propio hijo, quizá el verdadero motivo de rodaje Love 3D (Love).

Pareja e hijos. Porque durante todo el filme el deseo final parece ser siempre el querer demostrar que existe una necesidad de querer tener hijos, el único acto ¿altruista? que sí comparten los tres protagonistas, por distintos motivos. Ya sea con la persona que amas, el ideal, o, en su defecto, con quien no es el amor de tu vida. Y, aun así, Noé destaca el hecho de amar al bebé con todo tu ser, porque es parte de uno mismo.

Love 3D (Love) deviene, finalmente, un filme que quiere, por encima de la incitación, arrancarnos un sentimiento de egoísmo nostálgico, de culpa comedida. No para que intentemos cambiar y ser mejores personas, siendo sinceros con nosotros mismo y nuestras parejas sino, simplemente, para que reconozcamos que necesitamos cumplir nuestros deseos pero siendo conscientes de sus consecuencias.

 

TRAILER:

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comentarios sobre este artículo

  1. […] autor de la hipnótica Enter the void (ídem, 2009) y la pornográfica Love (ídem, 2015) nos relata una historia de venganza claustrofóbica, asfixiante, repulsiva, que pone […]

  2. Lita dice:

    Al principio me pareció sexo, casi porno, mientras la veía pude ver sólo dos personas libres sin conciencia hacia el amor verdadero y al sexo dentro del matrimonio, más adelante dos chicos inmuduros soportando y jugando con sus emociones, y enamorándose pero sin rumbo aparente, auto destrucción, uno ayudando al otro, mientras el más pensaba en ella, me di cuenta que realmente la amaba pero no malo era la dependencia que la Elektra le dejó. Con tristeza vi, un hombre como pocos, sentado en la tina, me di cuenta mientras lloraba abrazando al niño su hijo, me hizo comprender la película, el chico realmente sabía amar, aunque ahora su amor sólo era para el hijo, su llanto reflejaba el amor hacia su hijo.

  3. Cirilo Díaz Richarte dice:

    Me parecio curioso, vi la película hace unos días y me gusto mucho, cierto tal vez haya un poco de fallas en cuanto a los actores, ese podría ser mi PERO, sin embargo lo curioso es que hasta apenas leyendo algunas criticas me doy cuenta de el impacto acerca de las escenas de sexo, a mi parecer era algo de esperare si es que haz visto los filmes anteriores del Director, lo veo como alguien que no tiene medias tintas no en Él. En cuanto a la película me parece que la fotografía, el color y la banda sonora para mi gusto son precisos, viscerales, fuertes, geniales. Y si me parece que Gaspar nos muestra alguna interpretación personal de el amor o alguna historia de su pasado, el incluso incluye su nombre como parte de la trama y el protagonista es un cineasta que sueña con hacer la película que estamos viendo algo real menciona el, que tenga: sangre, saliva y esperma. También comparto que podría ser que el filme esta buscando personas que tengan o hayan tenido un amor de tal intensidad en uno u otro momento de la vida, de esos con los que no se puede vivir y no vivir, del amor posesivo que con lleva celos, desconfianzas, tormentos, etc. Si no te toco vivir algún de los detalles del film, es difícil que pueda significar algo.

  4. luis dice:

    Me gusto mucho la interpretacion que le dio el autor de este articulo a la pelicula. Quienes no han experimentado una relacion con una chica como electra no pueden entender la complejidad de la pelicula. La inmadurez del hombre y el no saber lo que realmente es el amor. Pelicula excelente. Quien solo ve una porno o escenas de sexo sin sentido es solo una persona inexperta o inmadura o peor aun una persona que nunca vivio su vida por miedo.

  5. […] Love 3D (Love, Gaspar Noé, 2015). Oficial Fantàstic – Sessions […]

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>