Anomalisa

Anomalías que enamoran. Y Zoloft. Por Arantxa Acosta

Michael, esposo y padre, es además un famoso escritor que viaja a Cincinnati a dar una conferencia sobre el servicio de atención al cliente. Ya en el avión recordará a su amor de hace diez años, así que al llegar al hotel no podrá resistirse a llamarla. Las cosas no van del todo bien, pero un pequeño incidente, una atracción casi irracional, cambiará la noche: Michael conocerá a Lisa. Y su monótona y aburrida vida dará un vuelco.

La historia parece simple: hombre adultero en busca de alguna emoción. Pero en verdad Charlie Kaufman y Duke Johnson aprovechan para recrear un guión en imágenes que destila la sensibilidad y cuestiones que se ha planteado varias veces el primero en su filmografía, reapareciendo ahora para mostrarnos las respuestas, desde otro punto de vista, a unas mismas preguntas:

¿Por qué el ser humano se comporta como lo hace? ¿Qué rige nuestros sentimientos?

¿Es posible llegar a ser feliz? ¿Es posible dejar de estar, y sentirse, solo?

Porque de soledad, nostalgia, cariño, deseo y amor trata Anomalisa. Y, por supuesto, de achacarlo todo a la depresión, o a un desequilibrio químico, también.

anomalisa 1

Kaufman se aventura en el cine de animación (exclusivo para adultos) con un stop motion cuidadísimo al mínimo detalle (personas y decorados de hotel, etc. son muy muy realistas) y que le permite responder a estas preguntas a partir del cómo entendemos nuestra presencia en el mundo, en la sociedad, a nivel individual. De esta forma, pone en imágenes, y llevándolo al extremo, claro, lo que ya sabemos y no queremos reconocer: si las personas con las que interaccionamos puntual o periódicamente no nos interesan, si no destacan para nosotros de alguna forma… ¿no las vemos y oímos a todas igual? Son ruido dentro de nuestra vida, pero quizá acaban arrastrándonos a ese anonimato global y globalizado. Y cuando conocemos a alguien que destaca entre los demás, que nos despierta el interés por una mirada, por un gesto, por su tono de voz, incluso… ¿acaso no sobresale entre todos los demás, sacándonos de nuestra apatía, de nuestro entorno frío, gris, y mimético? El amor, ese sentimiento que nos mantiene vivos y que trasciende cualquier dimensión… Pues los directores deciden, precisamente, que sólo los personajes principales tengan características físicas diferenciadas respecto al resto de apariciones. Simplemente brillante, realzado la propuesta con un momento final que acabará por decantar nuestra opinión sobre Michael. Si le sumamos la acertada morfología otorgada a la definición de las caras, ensambladas por piezas, el efecto de que todo es igual fuera de la cabeza de Michael se multiplica.

Así que los directores centran en traducir las angustias de, Kaufman, también guionista en el filme, pero dejando una puerta a la esperanza, aunque sea frágil, y fugaz, de transformar la apatía en enamoramiento y felicidad. Anomalisa, “la anomalía que es Lisa” en una vida por la que nuestro protagonista avanza con desánimo.

Anomalisa es la Synecdoche, New York (2008) de Kaufman en su esencia, simplificando el personal y complejo mundo interior que el director volcó en su primer filme como realizador…

… para otorgar a un público menos exigente la oportunidad de conocer también parte de sus propias agonías,con un tono de comedia mucho más cercano al de Adaption – El ladrón de orquídeas (Adaption, Spike Jonze, 2002) o al de Cómo ser John Malkovich (Being John Malkovich, Spike Jonze, 1999), guiones en los que la búsqueda de identidad, como en Anomalisa, son el centro de toda la (bizarra) trama. No obstante, las extrañas situaciones no se han eliminado completamente, si no no estaríamos hablando de una idea de Kaufman… aunque sean emplazándoles, a modo de medida puntual, en los sueños del protagonista. Mejor no complicarlo, en la sencillez está el éxito (y el tener mayor impacto mediatico y de público, por supuesto).

Pero el guión de Kaufman guarda una sorpresa adicional, alejándose de su pesadunbre habitual: en un afilado momento de lucidez del protagonista, que aparentemente, no obstante, se encubre como un momento de debilidad, de delirio, el también director aprovecha para arremeter contra la política estadounidense, y contra las prioridades gubernamentales en general. Un dura crítica muy bien emplazada, que puede caer en el olvido consciente del espectador pero que, sin duda, es un pequeño momento de gloria para el guionista.

Anomalisa es Kaufman en estado puro, algo edulcorado para una ocasión que no obstante se lo merece, aunque sólo haya sido para centrarse en crear un imaginario animado con el que cualquier espectador se sentirá identificado. Incluso algunos en su totalidad.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comentarios sobre este artículo

  1. […] rotos. Matrimonios a la deriva (Early Winter, La memoria del agua, Anomalisa, Per amor vostro – Giuseppe M. Gaudino, 2015); pasados que marcan a fuego el devenir de sus […]

  2. […] Arantxa Acosta en Cine Divergente […]

  3. […] tras 48 películas (más Anomalisa – Duke Johnson, Charlie Kaufman, 2015 -,  El clan – Pablo Trapero, 2015 – o Near […]

  4. […] Anomalisa. Charlie Kaufman, Duke Johnson. EUA, 2015 (Perlas) […]

  5. […] Son of Saul de László Nemes. La abultada cosecha cannoise se completa con lo recogido de Venecia: Anomalisa de Charlie Kauffman (la animación extiende su presencia), El clan de Pablo Trapero y Black Mass […]

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>