El clan

Una familia, una dictadura Por Arantxa Acosta

Control, opresión y manipulación de la que sólo puede escaparse arriesgando la vida.

¿Hablamos de una dictadura, o de una familia? Tanto da. La familia Puccio que retrata Pablo Trapero en El clan representa a pequeña escala lo que supone vivir en un régimen dictatorial, para que no olvidemos, o para acercar sus consecuencias a las nuevas generaciones, el daño que este tipo de gobiernos puede traer a toda una sociedad, afectando a las vidas los que viven sometidos a ella a nivel individual.

Así que en la familia, en el clan, encontramos todos los roles de una dictadura: el padre, el dictador. El que conseguirá sus objetivos sobornando con dinero, o con chantaje emocional, a sus hijos. Especialmente cuando cree que éstos dudan de sus acciones. El hijo mayor, el que sabe que lo que hace no es correcto, pero es incapaz de salir de las redes del dictador. Por amor, sí… pero también por la tajada que puede obtener. La mujer del padre, la que apoya sin rechistar, por el poder que le otorga estar en esa posición. Y las hijas, pertenecientes a distintas generaciones. La mayor calla y no cuestiona, y la pequeña, no es consciente, aún, de lo que está pasando. Igual que en la vida real a escala social. Finalmente, el hijo mediado, que vuelve a la dictadura y a sufrir sus consecuencias porque el hogar conocido no deja de ser eso, un hogar, y el hijo más pequeño, el que escapa del horror para no volver nunca más. De esta forma, el padre, como el dictador que gobierna en un país, es esencialmente un egoísta que sólo trabajará en beneficio propio, involucrando a los que son de su confianza para sacarles el mayor provecho posible a cambio de que ellos puedan hacer lo mismo.

el clan 2

Y, ¿qué pasa cuando una dictadura se ve, por fin, derrocada? Que el dictador, y sus protegidos, caen. igual que el patriarca Puccio, Arquímedes.

El contexto histórico de El clan es clave para comprender este paralelismo que Trapero representa: Argentina, inicios de los años ochenta.

La democracia entra por fin en el país. Las imágenes de archivo que abren el filme ayudan a comprender la fragilidad del nuevo sistema democrático, y la fuerza que creían seguir teniendo los que hasta el momento se mantenían bajo la protección de un régimen que no se creyó destruido hasta que comprendió, comprendieron, que el nuevo gobierno había llegado para quedarse.

Así que que El clan se centre en la familia Puccio es sólo una excusa para poner de manifiesto los coletazos de una dictadura que destruyó Argentina. Para, en definitiva, conocer la verdad: la dificultosa situación económica que pasaba el país se solventaba con secuestros protegidos por la dictadura. Arquímedes Puccio recibía encargos, y los ejecutaba. Puccio formaba parte del servicio de seguridad del Gobierno. Pucci era un secuestrador, y un asesino a sueldo. Así que todo se estructura como una pirámide: él era el siervo de los gobernantes del país, y convirtió a sus propios hijos en sus personales lacayos.

el clan 1

El director reconstruye los hechos a partir del relato en primera persona de las familias de las víctimas, además de la información recopilada de archivos históricos, y nos adentra, sin juzgar los sucesos acontecidos sino simplemente narrándolos, en una familia que durante años mantuvo engañados a todos sus conocidos. Para demostrarlo, se entremezclan en paralelo las imágenes que muestran la realidad de los secuestros, cómo planeaban y ejecutaban el “trabajo” de la familia, con las de la vida social de sus miembros (cenas familiares, fiestas), y en especial del hijo mayor, atleta reconocido que acabó apoyando incluso el secuestro de amigos y conocidos. De esta forma se impacta a un espectador que, además, se ve bombardeado por la alegre música pop que acompaña a las escenas de mayor horror. Trapero, en definitiva, acaba firmando un drama familiar que, en realidad, esconde un dama político con un mensaje claro.

 

TRAILER:

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comentarios sobre este artículo

  1. […] con lo recogido de Venecia: Anomalisa de Charlie Kauffman (la animación extiende su presencia), El clan de Pablo Trapero y Black Mass de Scott Cooper (más cine de género). Una tradición se rompe este […]

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>