L’attesa

Mentirse para autoengañarse Por Arantxa Acosta

La cámara rodea la imagen de un Cristo iluminado sobre fondo negro, hasta que descubrimos la cara de una feligresa, que llora. Un momento muy íntimo, reflejo del tono de L’attesa.

Porque estamos en un entierro.

Una madre ha perdido a su hijo adolescente. Y lo que sentiremos gracias a Piero Messina será el dolor de esta mujer, que hará lo posible por mantenerle vivo, cerca de ella, el mayor tiempo posible. ¿La decisión? No decirle a su novia, Jeanne, a la que no conoce, que ha muerto, y dejar que ella vuele desde París para encontrarse con él… aunque en realidad sea para encontrarse con ella. La mujer, Anna, la espera en la casa… y sin ser premeditado, alargará en el tiempo la terrible comunicación. Porque no es capaz de enfrentarse a ella, de reconocer que ha perdido a su hijo. Anna encontrará en la frescura de Jeanne las ganas de seguir viviendo, no dejando marchar el recuerdo de un hijo través de la inocencia de una niña que no sabe la verdad.

El director novel se adentra en el mundo del largometraje con L’attesa, y lo hace desde el silencio…

… filmando los rincones de la casa, las habitaciones, los exteriores… ralentizando la imagen, como símbolo de lo que siente una madre a la que filma en primeros planos, mirando muchas veces directamente al espectador para que su silenciosa desesperación nos llegue al alma. El único personaje que la saca de su voluntario aislamiento, y que nos da un respiro, será el del cuidador de la casa, que parece el soporte de la señora cuando ésta está a punto de sucumbir, además de la voz de su conciencia. El que la hace volver a la realidad cuando la mente se le va con su hijo.

l'attesa 3

Pero, con la llegada de la novia, el formato se transforma, para demostrar el cambio de humor de una mujer que rejuvenece junto a la chica, saliendo tramposamente de su pesado luto para conocer el tipo de mujer con la que estaba su hijo. Para, en definitiva, mostrar el autoengaño de la madre, el director abandonará las imágenes más oscuras para sustituirlas por iluminadas escenas que muestran las largas conversaciones que acabará manteniendo con Jeanne. En la casa, en el lago, en el coche. Conversaciones que denotan el grado de intimidad que alcanzan, hasta el colofón final, una cena con dos desconocidos jóvenes, en la que las risas de Anna acabarán sustituidas por la asimilación de la verdad. Tras esta escena, Messina volverá al formato inicial, a la soledad, a la oscuridad… e incluirá, de nuevo, la referencia a la religión.

Rezar, como respuesta al duelo. Creer en la salvación, para dejar ir al difunto, como forma de alcanzar la paz. Esta visión, y más en la parte final del filme, es la que menos nos encaja. La película ya funcionaría centrándose exclusivamente en el tormento de la madre sin acudir a redenciones religiosas. En cualquier caso, el paralelismo madre/virgen, hijo/jesucristo está presente en varios momentos del filme, enfatizando el calvario por el que pasa Anne.

Anne, la madre de todas las madres, la representación de una injusta agonía por la que no debería pasar ningún progenitor.

Anne es Juliette Binoche. L’attesa ES Juliette Binoche. Sus miradas, sus gestos, sus silencios. Su forma de cautivar a la cámara con el realismo de su interpretación. Binoche transmite congoja y júbilo, desconsuelo y alegría en las dosis necesarias. Sólo por ella ya vale la pena pasar la angustia que es L’attesa como espectador.

TRAILER:

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comentarios sobre este artículo

  1. Sergio dice:

    En la película L’attessa ¿la protagonista se orina en la iglesia?

  2. Rafael dice:

    Maravillosa película, con un dramatismo intenso y un nivel de actuación prácticamente insuperable como nos tiene acostumbrados Juliette Binoche y la cinematografia europea, en especial Francia e Italia.

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>