Nicolas Winding Refn. Luces y sombras del thriller contemporáneo

Una mirada. La mirada de Winding Refn. La mirada de Óscar Brox Por Arantxa Acosta

Óscar resopla frente a la página en blanco. Quiere hacerlo bien. Ha leído ya tantos libros sobre directores que no le han acabado de convencer que desde hace meses, cuando la propuesta de esribir el libro se hizo firme, se plantea la misma pregunta: ¿puede un escritor, un crítico de cine, distanciarse tanto de una obra que le atrae, y que disfruta sobremanera? Es más, ¿no será incluso contraproducente para el resultado final, para la necesaria complicidad con el lector, el eliminar el agradable sentimiento que le produce el visionado de los films de un director cuya trayectoria, guste o no, debe ser admirada? Esa sensación de encontrar film a film un salto, una mejora, una evolución, por mínima que sea…

Pero ya está divagando. Tiene que concentrarse, debe comenzar. Necesita distanciarse de los textos analíticos a los que está más acostumbrado, observar al director desde otro ángulo, otra perspectiva… Al fin y al cabo, se trata de su primer libro, es ahora cuando puede experimentar, poner en práctica eso que siempre ha defendido, que crítica y literatura pueden, y van, de la mano. “No tengo la ambición de escribir un libro de consulta y referencia, sólo de escribir”, se repite a sí mismo. Incluso acabará añadiendo esta reflexión al escrito final. Porque quiere aportar su particular mirada, esa que le acerque al máximo al complejo pensamiento del realizador. Esa que a todo crítico, y cinéfilo, nos gustaría llegar a experimentar.

Y, además, se trata de escribir sobre Nicolas Winding Refn, que con una corta filmografía hasta la fecha ya nos ha dado un buen repaso sobre las posibilidades cinematográficas a la hora de explorar, y explotar, la imagen.

Pero… una filmografía inacabada… ¿Se traducirá entonces en una radiografía incompleta?

La esperada e inevitable gota de sudor frío cae por su frente. No, no puede sucumbir al miedo. Porque no existe. Él conoce al director. Él puede pensar como Nicolas Winding Refn. Él puede situar su obra, perfectamente, en el contexto necesario para que cualquier lector pueda entender el por qué es necesario escribir un libro que parece sentenciar una etapa, que no una filmografía. Porque desde Pusher (1996) y la cámara en mano que la caracteriza, hasta los estáticos, y perfectos, encuadres de cualquier plano de Sólo Dios perdona (Only God Forgives, 2013), esos capaces de hacernos sentir a los personajes desde dentro y sin embargo desde una hipnótica distancia, Winding Refn ha conseguido lo que otros aún están buscando: dar sentido a una idea, a un género, a una visión.

Manos a la obra.

¿Qué encontramos en el resultado final? Un repaso a la filmografía del director, sí, en la que el autor se centra en analizar la evolución de Winding Refn en busca de la de-construcción del género, el thriller, partiendo del necesario capítulo inicial que nos contextualiza en una época en la que encontramos una investigación y transformación del género potentísima incluso en series de televisión. Descubrimos, entonces, a un director que ha sabido otorgar un sentido completamente sensorial a su obra, y Brox nos demuestra cómo este sentido ha sido, seguramente incluso de forma inconsciente, su objetivo inicial.

Pero se trata de un repaso casi onírico, que nos atrapa desde el primer capítulo, que nos permite viajar atrás y adelante, no solamente en el tiempo sino también en la mente del director, intentando analizar su proceso mental para llegar a conseguir esa culminación que es Sólo Dios perdona. A través de cuatro capítulos (completados con la introducción y referencias), Brox hará, como ya comentábamos, un análisis de la situación del thriller en cine y televisión de la mano de las mejores series y directores del género, para luego adentrarse en la vida y filmografía del director objeto del ensayo, primero recorriendo su trabajo al analizar la intención, la finalidad, de los personajes definidos en cada uno de sus films, a la vez que su propia vida e inquietudes; luego volviéndola a recorrer para sumergirnos en el por qué arte y violencia van de la mano en las películas de un director que ha sabido llevar a la máxima expresión en el concepto “estética en el cine”, nada fácil considerando el género que desarrolla; finalmente, volviendo de nuevo al inicio para encontrar la conclusión a la que el director llega con su propia obra sobre qué es el cine, y su cine.

Así acabaremos descubriendo a Nicolas Winding Refn, y a Óscar Brox.

El libro que firma Óscar Brox, Nicolas Winding Refn: luces y sombras del thriller contemporáneo, es, paradójicamente, un libro de consulta además de una gran novela de suspense elevada a la categoría de cuento.

Porque el autor nunca renunciará, y así nos avisará, a imaginar. No en vano iniciará el primer capítulo clave con un “Érase una vez…”. Y aun así, aun con esa advertencia, nos hace dudar a medida que avanzamos en su escrito de si su material ha venido de primera mano por parte del director, resultado tras una tarde tomando un café, o unas cuantas cervezas con Óscar, mientras éste le hace una informal entrevista.

Nicolas Winding Refn. Luces y sombras del thriller contemporáneo 2

El estilo escogido para desarrollar el libro es capaz de enganchar al neófito en la filmografía del director, pero también al que conoce su trabajo de forma exhaustiva, ya que le hará querer revisionar inmediatamente todas sus películas para buscar esas múltiples perspectivas con las que puede leerse ahora su proceso creativo. Y todo gracias a esa nueva mirada que el autor nos regala. Porque Óscar es directo y contundente en su análisis, pero tiene la habilidad de hacernos creer que somos nosotros mismos los que llegamos a sus conclusiones, como si fuésemos los amos de la reflexión. Así que no se nos puede escapar la decisión de Brox a la hora de narrar su novela: pasaremos de la primera persona del autor en el capítulo introductorio, a la tercera para Winding Refn en el desarrollo del análisis, para volver a la primera, ahora también para Winding Refn, para Brox, y para todos nosotros, en el párrafo final.

Pero si algo nos demuestra Óscar Brox es que la biografía de un director y el análisis de su filmografía no puede ni debe limitarse a ser pasto de eruditos del tema y director en cuestión y, sin embargo, no encontraremos un texto superficial, ni esquemático en su desarrollo, ni tan siquiera obvio. Porque Óscar fantasea con escudriñar la mente de Winding Refn (algo que no ha debido serle nada fácil, seguro) y escribe desde el sentimiento para homenajear al director, pero también para descubrir sus propias ideas como cinéfilo y escritor, novelista, para él mismo y para todos nosotros. Le imaginamos ordenando sus notas, revisionando los films de Winding Refn, tomando más apuntes, empezando el borrador de su novela y recordando cómo surgió la idea, siendo incapaz de no dar las gracias a aquellos que no sólo le animaron en la aventura de escribir, sino también a los que le descubrieron al director. Así que igual que él ha hecho con Winding Refn, hemos intentado homenajear en la introducción de este texto su mismo proceso creativo. Esperamos que, si acaba leyendo esta reseña, le haya gustado, porque deseamos que siga escribiendo, y nos siga sorprendiendo con libros de la calidad que tiene Nicolas Winding Refn: luces y sombras del thriller contemporáneo.

El libro puede encontrarse en librerías especializadas y en la web de la editorial, Macnulti Editores.

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>