30 Seconds to Mars

Dos pasiones, dos profesiones Por Arantxa Acosta

"War will end us"H.G. Wells. Inicio del vídeo This is war , 30 seconds to Mars

Desde hace tiempo oímos hablar de estrellas del cine que quieren desarrollar su faceta como músicos. Algunos porque vieron su pasión frustrada y siguen pensando que hubiesen sido más felices en una banda de rock (el caso de Jonny Depp es de los más conocidos), y otros aprovechando el éxito en la gran pantalla para grabar algún disco y quitarse la espinita (Robert Downey Jr.). No obstante, de vez en cuando encontramos gratas sorpresas, no sólo porque como músicos lleguen a tener un nivel más que aceptable, sino también porque rehuyen promocionarse utilizando de antemano su gran proyección internacional como actores y actrices. Así que es totalmente comprensible pensar que una incipiente banda de rock no quiera llegar a la fama poniendo de manifiesto que uno de sus integrantes es un famoso actor, sobre todo si no se quiere que su fama sea tan fugaz como el paso de un cometa por encima de nuestras cabezas. Si hablábamos hace no demasiado de Dead Man’s Bones con Ryan Gosling como co-líder de la formación, es el turno de presentar a 30 Seconds to Mars, que queremos destacar por diversos motivos.

El primero, y dejando a un lado la notoriedad que han conseguido en los tres-cinco últimos años, convirtiéndose en verdaderos ídolos de adolescentes y con programa en la MTV, y que (opinión personal) les ha hecho virar su estilo musical de glam rock a rock contemporáneo perdiendo un poco (bastante) su identidad y talento inicial, es que queremos destacar el talento de Jared Leto y su banda.

Jared Leto formó junto a su hermano Shannon 30 Seconds to Mars en 1998.

Por aquel entonces ya era sobradamente conocido, por ejemplo por la serie que luego se ha convertido en referente de culto Esta es mi vida (My so-called life, Winnie Holzman, 1994-1995).

De hecho se dice que inicialmente, como muchos otros, quería desarrollar su carrera dentro de la música, y que empezó con la actuación para ganar dinero. Sea como fuere, lo cierto es que nunca ha utilizado su fama, como decíamos antes, para promocionar su banda, cancelando por otro lado conciertos en los que se había utilizado este argumento de venta. Antes de publicar nos regala su segunda mejor interpretación en Requiem por un sueño (Darren Aronofsky, 2000), tras haber participado como secundario en El club de la lucha o la menor – y su peor papel hasta la fecha por lo exagerado e increíble de su interpretación – La habitación del pánico (David Fincher,1999 y 2002). Su primer álbum, 30 Secons to Mars, publicado en 2002, tuvo un notable éxito con canciones tan sorprendentes como Capricorn o Welcome to the Universe. Un álbum que, por mucho que digan lo contrario, es el menos influenciado por las modas y que conserva la esencia del sonido con el que el grupo se dio a presnetar y por el que muchos empezamos a seguirles.

Tras este álbum Jared se centró en su carrera como actor, pero con resultados bastante mediocres en taquilla (seguramente no le olvidaremos nunca como Hephaistion en Alejandro Magno – Oliver Stone, 2004). A beatuful lie, publicado en 2007, les lleva a lo más alto, que incluye exquisiteces como The kill o The Fantasy. Su último trabajo hasta la fecha, con un sonido dirigido a las grandes masas, es This is War, que le ha llevado a estar de gira desde el 2009 alrededor del mundo. Leto se ha centrado desde entonces en su carrera como músico, siendo seducido exclusivamente por Jaco VanDormael en el que seguramente se convierta en el papel de su carrera, Mr. Nobody (2009).

Ahora, sinceramente, da pena escuchar que están haciendo cosas tan horrendas como versionar Hurricane con Kanye West, decisión que, personalmente, es de suicidio. No obstante, como decíamos, al inicio, aunque sea por los dos primeros discos nos parece muy interesante acercarnos a la banda y acallar algunas bocas que se escudan en que seguro no es una buena formación sólo por haber sido formada por un actor.

Pero decíamos que había más motivos. Y es que se nota que Leto proviene del mundo cinematográfico. Si algo vale la pena de 30 seconds to Mars son sus vídeos, ya que puede utilizar su influencia para filmar verdaderas joyas homenaje al gran cine en algunos casos, o creando cortos que dejan sin respiración. Los vídeos de la banda están escritos y dirigidos por Bartholomew Cubbins, que no es otro que el propio Jared Leto bajo pseudónimo (se trata de un personaje  Pondremos tres ejemplos, y os invitamos a conocer más extensamente la obra de esta banda.

The Kill (álbum A beautiful lie, 2007)

Basado en El resplandor (The shining, 1980) de Standley Kubrick, el vídeo pone imágenes a una canción que contrariamente a lo que se pueda pensar no habla de la ruptura de una relación, sino de la ruptura con uno mismo, el conocerse y reconocerse, librarse de lo peor de uno mismo. Las gemelas de Kubrick se transforman aquí en desdoblamientos de uno mismo, de lo mejor y peor de nosotros.

From Yesterday (álbum A beatuful lie, 2007)

Primer vídeo musical rodado completamente en China y la ciudad prohibida, incluye una parte introductoria que reproduce una de las escenas de El último emperador ( The Last emperor, Bernardo Bertolucci, 1987).

Hurricane (álbum This is war, 2009)

El último de los vídeos de la banda, se divide en tres capítulos: Nacimiento, Vida y Muerte, y en el que se etecta la evolución como director del propio Leto. Oscuro y violento, ha sido censurado por su alto contenido erótico.

Para conocer la discografía completa y simbología de 30 seconds to Mars te remitimos a la página oficial del grupo.


Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>