Jane Eyre

Aprisionamiento. Melancolía. Marianelli Por Arantxa Acosta

"- (Jane) Is there an obstacle?
- (Mr. Rochester) A mere conventional impediment"Jane Eyre, Charlotte Brönte

La nueva versión de la famosa novela de Charlotte Brönte, de la que no esperábamos demasiado fue, no obstante, una de las gratas sorpresas del 2011 (tanto es así que se valió incluso la nominación a Mejor Película Europea en los Goya). Y es que, si bien es cierto que un primer visionado de la película nos hizo pensar que el edulcorar la historia hasta niveles de Jane Austen (quién no pensó que se encontraba ante Orgullo y Prejuicio en muchos pasajes del film, cuando en realidad la novela de Brönte es un drama en toda regla) no era razón suficiente para justificar taquillazo (para eso está Fassbender, interpretación que menos convence del film, dicho sea de paso), en su revisión encontramos que el tono menos melodramático le hace igualmente justicia a la historia, centrada ahora en la imposible historia de amor y dejando más de lado el tormento del protagonista. Esto, aderezado con una puesta en escena impecablemente hermosa (que, sin embargo, queda distante, ni nos damos cuenta de los múltiples detalles que se han tenido en cuenta – lo mejor que puede pasar) hacen de la adaptación de Jane Eyre por Cary Fukunaga una de las películas más interesantes del año pasado.

Jane Eyre

Pero si algo atrapa o, mejor dicho, arrastra, en Jane Eyre es la composición de Dario Marianelli, del que ya puede decirse es un maestro, y más para composiciones destinadas a films de época.

Su trabajo para Orgullo y Prejuicio (Pride & Prejudice, Joe Wright, 2005) ya le valió una merecida nominación al Oscar, estatuilla que se llevó finalmente, colaborando con el mismo director, con Expiación (Atonement, 2007).

Con su característico estilo, lleno de solos de piano, nos llega ahora la banda sonora de Jane Eyre en la que, no obstante, se observa una evolución muy marcada, y necesaria para narrar melódicamente esta triste historia, hacía la búsqueda de un lenguaje que nos haga entrar de lleno en los pensamientos de Jane, una niña-mujer que debe enfrentarse a la realidad tras años de exilio obligado en un orfanato. Y Marianelli lo consigue, sobradamente, de la mano de Jack Liebeck, prestigioso violinista que se encarga de los solos más desgarradores que forman parte de la partitura principal que se repite a lo largo de las distintas canciones que conforman los momentos clave del film.

?????????

Marianelli, según indica él mismo, compuso la música de esta nueva versión de Jane Eyre teniendo siempre como referencia a Bertha Mason, la malograda mujer del Sr. Rochester. Porque, aunque no tenga un protagonismo directo en la película (de hecho, aparece en una única escena), es la base de toda la narración: Bertha está físicamente confinada entre cuatro paredes, pero

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone