Artículos de Samuel L. Jackson

Solo hay que ahorcar a los cabrones infames, pero a los cabrones infames hay que ahorcarlos.

Los odiosos ocho

Marco Antonio Núñez

¡Esto es la leche! ¡La leche!

Pulp Fiction

Fernando Solla

De cadenas y cuerpos dolientes en el maremoto del subgénero

Django desencadenado

Manu Argüelles